DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carreño

Un catastrazo abusivo "que no beneficia"

Los vecinos del concejo rechazan la subida de unos 200 euros en el recibo de la contribución que el Ayuntamiento aplicará a lo largo de los próximos diez años

Eva Gutiérrez paga, hoy en día, alrededor de 340 euros por su piso, ubicado en el barrio La Cruz, en Candás. Sin embargo, dentro de diez años, el recibo de la contribución habrá subido hasta alcanzar los 470 euros. Por su parte, María del Carmen González, que reside en la zona rural del concejo, acaba de pagar este mes en torno a 70 euros, pero con la nueva revisión catastral, el recibo se le dispara y ya en 2014 asegura que tendrá que desembolsar 296 euros. Es decir, 226 más que en el ejercicio actual.

Estos dos ejemplos sirven para ilustrar cómo el "catastrazo", que se aplicará en Carreño a partir del próximo año, afectará a los vecinos titulares de una casa, piso, garaje o cualquier otro bien inmueble en el municipio. Lo hará de forma "abusiva", se quejan.

Según aprobó el equipo de gobierno socialista en el Pleno del pasado martes, gracias a los apoyos de Compromisu por Carreño y PCPE y la abstención de IU, el tipo impositivo se mantendrá en el 0,68%, pero a cambio se hará efectiva la previa revisión catastral, que hará que las viviendas tengan de media un 56% más de valor. No obstante, estos porcentajes se aplicarán en el caso de que las viviendas estén ubicadas en suelo urbano o rústico urbanizable, que son los más frecuentes en el concejo. Por su parte, en las propiedades rurales, el incremento será aún mayor, en concreto, del 160%, aunque en esta situación el tipo impositivo baja del 0,90 al 0,40%.

Para evitar incrementos bruscos en el recibo, el gobierno municipal ha decido que el "catastrazo" se aplique de forma paulatina en los próximos diez años. Aun así, los carreñenses lo rechazan y se quejan de que sólo es "una medida con fines recaudatorios, que no beneficia a los vecinos en nada". Así, al menos lo creen los vecinos consultados por este periódico, que no duraron ni un minuto en mostrar su malestar. "Me parece una burrada. Es muchísimo lo que tendremos que pagar a partir de 2014", manifiesta María del Carmen González. De la misma opinión es José Luis Calzón, que considera que es "un robo a mano armada, una estafa". Pero estos dos candasino no son los únicos que ponen el grito en el cielo. También Juan José Menéndez cree que la subida es "bestial. Tengo un negocio y a este paso me van a obligar a cerrarlo. Nos están exprimiendo, para al final pagar el sueldo de unos cuantos". Porque si en algo coinciden los vecinos de Carreño es que ninguna de las subida de impuestos aplicadas hasta ahora se han traducido en mejoras para el municipio. "Cada vez lo tenemos peor", lamenta Eva Gutiérrez.

Con todo, el rechazo al "catastrazo" es total y, según dice María del Carmen González, "todos estamos igual. Lo mismo da que se pregunte en Pervera, en Guimarán, en Candás... Todos opinamos lo mismo. De hecho, muchos ya hemos protestado al Ayuntamiento".

Sin embargo, la reacción no es tan extrema en el caso del aumento en un 50% del IBI en las viviendas vacías. Aunque hay críticas, hay un grupo de vecinos que opinan, en cambio, que ésta podría ser una forma de mover los alquileres y también de bajar sus precios. "En Candás, por el invierno, hay muy poca gente que alquile su piso. Esperan al verano para poner los precios por las nubes. Así que a mí me parece bien que se les aplique ese gravamen", opina Pilar Bernardo.

Compartir el artículo

stats