Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayor productora de chorizo y morcilla de Asturias se instala en Albandi

Juntamar mantiene su nave en Noreña y abre la fábrica de embutidos de Santa Rita para ampliar negocio, inicialmente con ocho trabajadores

La empresa Juntamar, la mayor productora asturiana de chorizo y morcilla, se instalará en la fábrica de embutidos de Santa Rita en Albandi, cerrada el año pasado. La firma, cuyo principal cliente es una gran cadena de hipermercados, planea abrir la fábrica en el mes de agosto, y para ello ya trabaja desde hace días en poner a punto unas instalaciones que dejaron de estar operativas hace sólo catorce meses.

"Creemos que podremos tener la fábrica a pleno rendimiento en el mes de agosto, con gente ya en producción", explica el gerente de Juntamar, Francisco Noval. Pero la implantación de la empresa en Carreño no supondrá el cierre de sus actuales instalaciones en Noreña. "La intención no es dejar nuestra fábrica, sino abrir un segundo centro que nos dé mejores opciones. El de ahora no nos ofrece las condiciones que requiere el negocio, principalmente en cuanto a accesos para transportes", detalla el gerente de esta empresa familiar.

"Es un crecimiento desde ya, posibilitado por la opción de la fábrica de Albandi, unas instalaciones novísimas, que gozan además de buenos accesos, lo que nosotros necesitábamos", apunta Noval.

La fábrica carreñense, histórica en el concejo, tuvo que cerrar en 2013, sólo seis años después de que se invirtiesen dos millones de euros en modernizar todas las instalaciones, por lo que Juntamar contará con una maquinaria de vanguardia.

"Tenemos un contrato que con la fábrica de Noreña hacía que el negocio quedara estrangulado", advierte Noval, para quien las instalaciones de Albandi son "perfectas" para ampliar producción. "Nuestros clientes ya han podido conocer la fábrica y les ha gustado mucho, ven en ella un centro de los mejores de la región", asegura.

La llegada de Juntamar a Carreño será también una buena noticia por la creación de puestos de trabajo. Ocho nada más empezar, este verano. "En Albandi incorporaremos inicialmente a ocho trabajadores, pero se negocian más", asegura el gerente. La marca planea acometer una nueva producción para implantarse a nivel nacional, y eso posibilitaría un importante crecimiento en las nuevas instalaciones. "A largo plazo, el potencial de la fábrica de Albandi permitiría la contratación de un máximo de 45 personas", asegura Noval.

El mismo número de empleados que hay en las instalaciones de Noreña, y que ahora volverán a dar vida a la fábrica de Carreño, un centro emblemático que no superó la crisis. "Fue una pérdida importante para el concejo y para toda Asturias", dice de la fábrica de Santa Rita el gerente de Juntamar. La fábrica de embutidos de Santa Rita, en la parroquia carreñense de Albandi, contaba con una veintena de trabajadores en los años previos al cierre.

Compartir el artículo

stats