Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los candasinos piden una obra integral para asegurar toda la ladera del Fuxa

Los vecinos critican los retrasos para arreglar el paseo, cerrado durante más de un año por un argayo

Los candasinos piden una obra integral para asegurar toda la ladera del Fuxa

Los candasinos piden una obra integral para asegurar toda la ladera del Fuxa M. G. SALAS

En Candás y Perlora todas las voces son una: "Ya era hora de que se abriese el paseo marítimo; nunca debió estar cerrado". Así lo manifestaron ayer Cruz Posse y muchos más vecinos encuestados por LA NUEVA ESPAÑA tras la reapertura al tráfico de los dos carriles del vial, el lunes por la tarde, después de más de un año cerrado a causa de unos desprendimientos en el monte Fuxa. Las respuestas en muchos casos se tornaron en críticas hacia el gobierno socialista.

"Las obras se pudieron haber hecho mucho antes. ¿Por qué se tardó tanto?", dijo indignado José Luis Álvarez, uno de los tantos candasinos que, durante meses, tuvieron que dar un rodeo "tremebundo" para poder llegar a la localidad vecina, Perlora. Las opciones eran atravesar La Formiga, una carretera muy estrecha y peligrosa, o tomar la AS-118, que une Candás y Gijón. "Nos afectó bastante, porque es una carretera con mucho tránsito", comentaron Rafael Menéndez y Mario Castro. Pero parece que al fin, eso se terminó. O, al menos, por el momento.

Los vecinos creen que los argayos se seguirán sucediendo en la capital de Carreño. Principalmente, porque la zona donde se localizaron los desprendimientos en marzo de 2013, no han sido reparados. Las obras de contención de la ladera del monte Fuxa, que incluyeron la construcción de un muro de contención así como la instalación de varias plataformas por valor de 108.900 euros, no afectaron a la parte trasera de la vivienda desalojada. "Esto es un desastre. No se entiende, porque si no arreglaron esa zona, el peligro continúa", aseguró Guillermo García.

Pero al margen de ello, los candasinos creen que hay otras áreas del monte que corren riesgo de argayos. "El problema no se ha resuelto; hay puntos más peligrosos que el que se reparó ahora. En una de las curvas próximas a la playa de Palmera, justo de bajo del mirador de La Formiga, la ladera está muy mal", destacó Carlos Prendes. Ante esta situación, los vecinos piden que las obras se amplíen a todo el monte y que se eleven los muros de contención existentes. Asimismo, exigen el asfaltado del firme, ahora compuesto de adoquín. "Están cada poco poniendo parches y esa no es la solución", protestó Prendes. El Ayuntamiento tiene previsto realizar actuaciones en el resto de monte en los próximos meses, gracias a una subvención de 150.000 euros, concedida por la Consejería de Fomento.

Compartir el artículo

stats