Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pequeños muerden el anzuelo en Candás

Los talleres de iniciación a la pesca, que comenzaron ayer en el puerto local, reúnen a 71 niños, el doble que el verano pasado

En primer término, Pelayo García y, tras él, Víctor Menéndez, Abel Acuña, Hugo Velasco, Candela Acuña, Ángela Martínez y David Coalla, practicando con la caña.

En primer término, Pelayo García y, tras él, Víctor Menéndez, Abel Acuña, Hugo Velasco, Candela Acuña, Ángela Martínez y David Coalla, practicando con la caña. M. G. SALAS

De que la pesca está en auge en Candás no cabe duda. Y de que los pequeños muerden el anzuelo de esta práctica cada vez con más fuerza, tampoco. Ayer quedó demostrado en el puerto de la villa marinera. Más de una treintena de niños participaron en el primer taller de iniciación que ha puesto en marcha la concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Carreño a través de la Oficina de Información Juvenil de la Mancomunidad del Cabo Peñas. El éxito de la actividad, que celebra su sexta edición, ha sido total: en tres semanas moverán el carrete de sus cañas 71 niños, el doble que el verano pasado, según indicó el responsable de la actividad, Francisco Cantera. Parece que, una vez finalizado el curso escolar, la pesca se convierte en el mejor entretenimiento en Carreño.

"Lo que más mola es que piquen los peces", dijo Ángela Martínez, de 9 años, controlando el movimiento de su caña. Sin embargo, ninguno había mordido todavía su anzuelo. En la misma situación se encontraba Candela Acuña, de 11 años y vecina de Xivares. Y eso que su mayor deseo era "coger muchos", al igual que el de David Coalla, de 10. Los hubo, en cambio, que tuvieron más suerte, como Abel Acuña, de tan sólo 6 años. "Yo sí, yo sí, pesqué uno. Era pequeño, pero muy guapo. Tiré del palo y lo saqué", contó ilusionado, sin perder de vista ese hilo que se sumergía bajo el mar en busca de más peces. "Y yo lo ayudé; le dije que había pescado algo", añadió su amigo Hugo Velasco, que durante la mañana había aprendido "a poner el cebo".

Quien también supo mover a la perfección la caña y llevarse a casa hasta dos peces fue el ovetense Pablo Eguren, de 8 años. Aunque era la primera vez que participaba en el taller candasín, aseguró que a veces va a pescar en compañía de su padre. "Me gusta mucho", expresó, cerca de sus colegas Víctor Menéndez y Pelayo García, que se apuntaron a la actividad para conocer mejor el mar y su biodiversidad. De ello se encargó ayer el responsable de estos divertidos talleres semanales, Francisco Cantera.

"El objetivo es que los niños aprendan a montar las cañas, a poner el cebo y a diferenciar las especies", explicó. Para todo ello, contó con la colaboración de varios integrantes de los Scouts Independientes del Principado de Asturias (SIPA). Esta organización pretende captar voluntarios para crear en octubre un grupo en Carreño. De ahí su colaboración permanente en las actividades estivales del concejo. Los talleres infantiles de pesca, que se desarrollan en dos grupos, los lunes y viernes, de 10 a 14 horas, se prolongarán hasta el 11 de julio.

Compartir el artículo

stats