Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hilarante pérdida del alcalde

La actriz Chusa Juarros, de la compañía "El Hórreo", resulta brillante y con una gran personalidad sobre el escenario

Joaquín Fernández y Chusa Juarros, en plena actuación.

Joaquín Fernández y Chusa Juarros, en plena actuación. G. BENGOA

La compañía "El Hórreo", de Barcia (Valdés), es uno de los tres grupos de teatro que junto a la Compañía Asturiana de Comedias (Gijón) y "Xana", de Perlora (Carreño), arrancaron en los años 80 al mismo tiempo que el Salón de Teatro Costumbrista de Candás, que en poco tiempo adquirió el prestigio y reconocimiento con los que goza ahora.

Los del Occidente recalan cada año en el Prendes para ofrecer una propuesta teatral que logra el aplauso unánime del público. Es uno de los grupos más esperados del Salón y nunca defraudan. En esta ocasión presentaron "La mala pata del alcalde", de Pedro Mario Herrero con adaptación del incombustible José Ramón Oliva. La fuerza y temperamento interpretativo de Joaquín Fernández, actor que interpretó al protagonista alcalde dictador, provocan las situaciones más cómicas.

Es tan simpático como desastroso en sus decisiones como regidor que pierde una pierna ortopédica en una noche de borrachera y ordena su búsqueda. Como siempre, tampoco se queda atrás Chusa Juarros que en esta ocasión interpreta a "La Golondrina", una mujer que regenta la concurrida casa de citas del pueblo. Juarros resulta brillante y con una gran personalidad en el escenario.

La trama de la obra es sólida y funciona gracias al buen trabajo actoral que completan Pedro Rodríguez, que interpreta al médico del pueblo, Josefina Lombán, como sufrida mujer del alcalde, Pedro García, que hace de jefe de los policías municipales, y Patricia López, que es la inspectora del gobierno central.

Compartir el artículo

stats