DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Candás, el puerto asturiano con más ocle

La villa registró este año 1.272 toneladas de algas, un 37% más que en 2013 y la mejor cifra de la última década

José Artime descargando ocle en el puerto de Candás, el pasado verano.

José Artime descargando ocle en el puerto de Candás, el pasado verano. M. G. SALAS

Candás fue este año el puerto asturiano en el que más ocle se descargó. En total, 1.272.956 kilos, un 37 por ciento más que en 2013, en el que se recogieron 463.642 kilos, y la mejor cifra registrada en la última década, según datos de la Dirección General de Pesca del Principado de Asturias. Este incremento se debe a que los campos de mayor producción de algas de la región se localizan precisamente en los alrededores del concejo. Otra de las causas que apuntan los profesionales es al aumento de barcos que en esta campaña faenaron en la zona.

"Otros años éramos menos, pero en éste fuimos quince en toda Asturias y el distrito que siempre se explota más es el de Candás-Luanco, que va desde Perlora al Cabo Peñas", explica José Artime, más conocido como "Larri", que trabaja en temporada estival en la costa carreñense. En su caso, la mayoría de las toneladas de algas que recogen los buzos en el mar son transportadas hasta Candás, "ya que sus instalaciones son mejores que las de Luanco", como indica Artime, natural del concejo vecino.

De esta forma, Candás cerrará el año a la cabeza de la lista, por delante de otros distritos marítimos, como son Gijón, San Esteban de Pravia, Lastres y Ribadesella -este último quedó sin explotar-. Entre todos se sacaron del mar 2.333.626 kilos en húmedo, lo cual representa el 72,9 por ciento del cupo autorizado y una cantidad algo superior a la de 2013.

Eso sí, en el caso de Carreño, de los 1,2 millones de kilos de algas que llegaron a la costa, se desprende de las estadísticas que no todos forman parte de la campaña estival de ocle por el sistema de arranque, regulada por el gobierno regional del 1 de julio al 30 de septiembre. En el mes de octubre se consiguieron 672.888 kilos, pero siguiendo la técnica de arribazón, es decir, la recogida de algas directamente en las playas por acción de las mareas.

Su precio, según los profesionales, ronda ahora los 1,60 euros por kilo en seco y es empleado por las industrias para fabricar una gelatina vegetal llamada "agar agar", a partir de la cual luego se elaboran medicamentos y cosméticos. Las algas, que tras salir del mar se empaquetan en rollos y tienen que secar durante semanas, también tienen un uso alimenticio, por su alto nivel nutricional, que sin embargo aún está poco explotado en los hogares asturianos.

Con estas cifras, Candás logra convertirse por primera vez en uno de los principales puertos de Asturias en número de capturas. Y eso que los números en el resto de grupos han caído en comparación con el año pasado. Mientras que la recogida de ocle parece estar ahora más en auge que nunca, el de peces está de capa caída. Cada vez son menos las embarcaciones con base en la villa que faenan en las proximidades del concejo. Además, la falta de relevo generacional empieza a pasar factura, como alertan los pescadores.

Aun así, dentro del grupo de los crustáceos, esta temporada la campaña de percebes ha sido especialmente buena, con 1.624 kilos registrados, un 80 por ciento más que en 2013. El centollo también goza de buenos resultados con 1.949 kilos, a la espera de los datos de noviembre y diciembre. Por su parte, las especies de pescados que más se capturan y se venden en la rula de Candás son el salmonete de roca, la merluza, la lubina y el chicharro. Entre los tres, se han pescado más de 1.600 kilos.

En cambio, de sardina, uno de los productos estrellas en el verano de la villa, no se ha llegado a sacar nada, debido a su escasez, cuando en 2013 se obtuvieron 2.134 kilos. De hecho, las pescaderías locales tuvieron que abastecerse durante el verano de sardina gallega, procedente del Atlántico en su mayoría. De bonito del norte, por su parte, sólo se capturaron 18,2 kilos, mientras que en 2013 fueron 226,70 kilos.

Compartir el artículo

stats