Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lluvia inunda la fuente y el lavadero del barrio candasín de Santarúa

Los vecinos llevan dos décadas pidiendo el enganche al colector de saneamiento

El lavadero de la fuente de Santarúa de Candás, inundado tras las lluvias.

El lavadero de la fuente de Santarúa de Candás, inundado tras las lluvias. B. F.

La lluvia causó estragos este fin de semana en un único punto de Candás: la fuente y el lavadero de Santarúa, donde la cantidad de agua caída inundó esta zona pública. Y es que los sumideros del lugar no dan abasto cuando la lluvia cae con intensidad, ya que en pocos minutos incluso las tapas de registro saltan y surgen varios chorros de agua a lo largo de la calle Carlos Albo.

Esto se debe a que no existe conexión al colector general de saneamiento, ni en la mencionada calle ni en todo el barrio de Santarúa. Dado que el alcantarillado y las conexiones de las viviendas desaguan al cauce sumergido del río Noval, antes de su desembocadura en el mar, sólo si las precipitaciones son intensas se produce el colapso.

La situación ha provocado nuevamente las quejas de los residentes, canalizadas a través de la Asociación de Vecinos de Candás, que ayer recordaba que su reclamación dura ya dos décadas. "Veinte años sufriendo este problema y también demandando y exigiendo que se acometa la obra que lo solucione", lamentaba ayer el presidente del colectivo, Luis Fernández.

A su juicio, "para el gobierno de Carreño no es una prioridad atajar este problema, así que cada vez que llueve con un poco de intensidad sucede lo que ya estamos cansados de ver: tapas de registro reventadas, salida de aguas residuales a la calle Carlos Albo, y el parque y el lavadero de Santarúa inundados".

La postura oficial del Ayuntamiento es que los propios vecinos son los que deben costear la conexión de la zona al colector general de saneamiento.

Compartir el artículo

stats