Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grupos políticos del concejo apuestan por que la Mancomunidad continúe

Reunión de las empresas que trabajan para el ente, "muy preocupadas" por los impagos

La gran mayoría de los partidos que conforman la Corporación de Carreño mantienen su apuesta por la continuidad de la Mancomunidad del Cabo Peñas, que vive momentos críticos por los impagos del concejo de Gozón y por la incertidumbre sobre su futuro, tanto durante los próximos cuatros meses como a largo plazo, con la entrada de nuevas corporaciones en ambos ayuntamientos. La situación es límite y, de hecho, ayer se produjeron reuniones de empresas que prestan sus servicios para la mancomunidad, "muy preocupadas" por los retrasos en los pagos de Gozón, que están poniendo en jaque la continuidad de su actividad profesional, especialmente en la piscina de Antromero.

"Nosotros nunca hemos sido el problema", asegura la portavoz del gobierno socialista en Carreño, Amelia Fernández. "No nos genera ninguna incertidumbre la mancomunidad. Siempre se ha apostado por la continuidad, que resulta rentable cuando se aprovechan sus posibilidades, entendiendo rentabilidad no como un mero balance de ingresos y gastos, sino como un valor social y económico de los servicios que presta en relación a los recursos invertidos", detalla.

De hecho, el PSOE se muestra a favor de la reforma del ente, que finalmente, según ha sido puesto al día por el Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas, no será necesaria, al menos estatutariamente. Una reforma que perseguirá el PP de Carreño, según explica su portavoz, José Ramón Fernández: "Creemos que es evidente que Gozón no puede permitirse el gasto que supone la mancomunidad, hasta el punto de que directamente no está en condiciones de enfrentar las aportaciones mensuales", reconoce el edil. Pero la reforma también supondrá réditos para Carreño, con "la necesaria reducción del gasto corriente que ahoga el presupuesto".

Recortar gastos, o mejor dicho reestructurarlos, es la apuesta de algunas fuerzas. Caso de UICA, cuya portavoz, Joana Canals, señala la necesidad de "refundar el ente con los objetivos para los que fue creado y que exista voluntad política por ambos ayuntamientos".

"Creemos que la mancomunidad debe aumentar los servicios que presta a ambos concejos, ya que mancomunar servicios comunes reduciría el coste de cada servicio público", señala por su parte el portavoz de Compromisu por Carreño, Roberto Holgado, en una línea similar, en realidad, a la de todos los partidos, que dicen sí a la mancomunidad, algunos para hacerla más grande y otros más pequeña.

IU, de hecho, apuesta por ejemplo por revitalizarla "llenándola de más contenido y servicios, como podrían ser la gestión de los residuos o el aprovechamiento de los recursos forestales, con beneficios varios y grandes para ambos Ayuntamientos", en palabras de su portavoz, Ángel García Vega.

Compartir el artículo

stats