Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Noreña aplaude el monolito a las víctimas del franquismo

El concejo, dividido entre los que defienden y los que rechazan la placa a los caídos situada en la iglesia

El monolito en memoria de las víctimas de la represión franquista enterradas en fosas comunes es aplaudido por los noreñenses. El reconocimiento impulsado por el Principado de Asturias es acogido con normalidad en la Villa Condal, aunque la placa en honor a los caídos del bando franquista localizada en la iglesia parroquial mantiene la división de opiniones.

El alcalde de Noreña, César Movilla, defiende la necesidad del monolito y la idoneidad de la ubicación, elegida durante las conversaciones entre el Ayuntamiento y el Principado: "Creemos que es un lugar digno y apropiado para el monolito, ya que era complicado situarlo en el lugar de las fosas. Pero está dentro del triángulo que conformarían las tres fosas".

Para el cronista oficial de Noreña, Miguel Ángel Fuente, ve bien la instalación del monolito y también considera que la ubicación elegida es correcta. "Veo bien que hayan hecho este reconocimiento a las víctimas, pero lo que no me gustaría es que quitasen la de la iglesia. Creo que hay que recordar a las víctimas de ambos bandos".

En una línea similar, Tino Fombona, que tuvo familiares en ambos bandos durante la contienda, celebra la normalidad con la que se ha instalado el monolito. "Hay que tener en cuenta a los de los dos sitios", sostiene Fombona, quien en todo caso pide que se respete la memoria de las víctimas del bando franquista que están reseñadas en la placa de la iglesia.

Otros familiares de las víctimas del bando franquista se pronunciaron ayer en un sentido similar, el del respeto a todas las víctimas.

Entre los descendientes de los represaliados por el franquismo, sin embargo, el discurso difiere. "Estamos totalmente de acuerdo con que se instalen estos monolitos para dignificar a las víctimas, y que en cada caso se haga donde lo prefieran los descendientes. Pero hay que aplicar la Ley de memoria histórica y elementos como la placa de la iglesia se deben retirar", sostiene José Antonio Suárez Trabanco, miembro de la asociación de familiares y amigos de la fosa común de San Miguel de la Barreda.

Compartir el artículo

stats