Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta entre los cosecheros al aumentar los topillos en las pumaradas

"La plaga no se ataja sólo con trampas", dicen en Villaviciosa El "veroño" de 2015 favoreció la reproducción de los roedores

Una rata topera, en una pumarada de Villaviciosa.

Una rata topera, en una pumarada de Villaviciosa. MARIOLA MENÉNDEZ

Las consecuencias de que el otoño de 2015 fuera bastante benigno en cuanto a temperaturas (lo que se conoce como "veroño") se están pagando ahora con un notable incremento de la población de la rata topera. Lo explica el responsable del programa de investigación en fruticultura del Servicio de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), Enrique Dapena, que participó como ponente en las I Jornadas de sidra tradicional asturiana, organizadas en Villaviciosa por la Asociación de Fomento de la Sidra Tradicional.

Argumenta que estas condiciones incidieron en un incremento de la población de ratones que acaban con los pumares porque comen sus raíces y seca. "Las lluvias de final del invierno y primavera ablandaron el terreno, lo que también facilitó su expansión", apunta. Recomienda, como están haciendo en la plantación experimental del Serida, combatirlos con "trampeo intensivo durante varios días o una semana para que la población de roedores disminuya a niveles razonables".

El cosechero Avelino Fuentes está desesperado. De 700 pumares que tiene en su finca, antes de ayer, se encontró que 70, de entre dos y nueve años, estaban secos. Ha probado a poner trampas: "Sirven, pero requieren mucha atención y tiempo cuando no es la economía principal de la casa". Cuenta que lo ha intentado con varias labores agrícolas como usar el rotovator, la desbrozadora de martillos o las trampas.

"Llevo quince años plantando la misma pumarada y ya desistí porque no logro los árboles. Así que en tres años no tendré manzana", lamenta el cosechero maliayés Juan Pérez. Su plantaciones ya son antiguas, pero no consigue renovar los árboles por culpa de los ratones. "No puedes atajar una plaga con trampas o dependiendo de los depredadores. Habría que poner remedio ya, como el veneno selectivo, que está prohibido", insiste.

Compartir el artículo

stats