03 de febrero de 2017
03.02.2017

Aqualia recurrirá al TSJA para resolver el contrato de la piscina

La firma sostiene que un fallo judicial obliga al Ayuntamiento a abonarles 400.000 euros por sobrecostes en las obras

03.02.2017 | 01:54

La empresa adjudicataria de la explotación del complejo deportivo Santi Cazorla de Lugo de Llanera, Aqualia, recurrirá la sentencia del Juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Oviedo, que desestimó la resolución del contrato de explotación de la piscina, así como el pago de una indemnización de 4,7 millones de euros, como manifestaron ayer fuentes cercanas a la compañía. Además, las mismas fuentes hicieron hincapié en que "el fallo judicial del pasado mes de enero reconoce el derecho a la firma de percibir 408.958,24 euros en materia de sobrecostes".

"Este reconocimiento llega tras más de cinco años de operación de la instalación y por sentencia judicial, ante la inacción del Ayuntamiento, y supone que Aqualia deberá percibir, mediante actuaciones del Ayuntamiento de Llanera, una liquidación de 408.958,24 euros adicional, por obras y trabajos necesarios para poner en marcha la instalación deportiva, todos ellos detallados en el Proyecto Fin de Obras", expusieron responsables de la empresa.

Además, la compañía quiso aclarar que "el complejo deportivo Santi Cazorla no es ninguna inversión a fondo perdido, la misma debería recuperarse a lo largo del contrato, tal como recoge el concierto concesional".

Por ese motivo, Aqualia va "a recurrir la sentencia, reclamando la resolución del contrato por la imposibilidad de ejecutar la prestación en los términos inicialmente pactados. La legislación, en su redacción actual, prevé expresamente la resolución por imposibilidad de ejecución", confirmaron.

La concesionaria de la explotación también quiso recordar que solicitó "por la vía administrativa al Ayuntamiento, y lo recurrirá por la vía judicial, que tomara las medidas oportunas que permitieran recuperar la viabilidad del complejo deportivo y mantener la continuidad de un contrato, hoy ruinoso, prestado en base a un estudio de viabilidad acordado y ratificado por acuerdo plenario de 6 de noviembre de 2008, con graves errores".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook