01 de abril de 2017
01.04.2017

Poyatos: "Reconocer derechos no victimiza a las prostitutas sino que las empodera"

La jueza debatió en Cabranes con Rosario Carracedo, que cree que vender sexo "atenta contra la posición de la mujer"

01.04.2017 | 01:13
Una intervención de Rosario Carracedo (derecha) en el debate con Gloria Poyatos.

Las jornadas "Feminismo, todas las miradas", organizadas por el Ayuntamiento de Cabranes en la Hostería de Torazo, se abrieron ayer con un debate sobre la prostitución entre dos mujeres muy comprometidas con la defensa de las que se dedican a esta profesión, pero desde dos punto de vista, si no antagónicos, sí divergentes en aspectos fundamentales.

Por una parte, estaba la magistrada de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Gloria Poyatos, defensora de la legalización de la actividad e impulsora, incluso, de una cooperativa de trabajadoras del sexo que ha tenido éxito en Cataluña. Frente a ella, la abogada Rosario Carracedo, portavoz de la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución. Ambas coincidieron en un extremo: defender que las únicas personas a las que no hay que criminalizar son las prostitutas, que casi siempre son víctimas de las circunstancias.

Sin embargo, Gloria Poyatos considera que "reconocer derechos no victimiza, sino que empodera", y que las mujeres que están en una situación legal tienen después más facilidades para salir de una prostitución en la que han entrado en un momento dado por necesidad; de hecho, se han dado casos en cooperativas de mujeres que dejaron la prostitución y consiguieron abrirse camino. Según Poyatos, legalizar sería una forma de acabar con el proxenetismo, la peor parte de la práctica de la prostitución.

En cambio, Rosario Carracedo considera que el objetivo debe ser abolir la prostitución, lejos de permitir que se mantenga siquiera al margen del proxenetismo, porque esta práctica, a su juicio, aun consentida, "atenta contra la posición de la mujer en la sociedad". "Una de las preguntas que tendríamos que hacernos desde el punto de vista de la igualdad es si el consumo sexual de mujeres por precio es una práctica de igualdad o es una práctica que ratifica el mandato patriarcal en el que las mujeres tenemos una finalidad, que es servir al hombre", dijo. De acuerdo con ese planteamiento, Carracedo aboga por poner la carga de la prohibición en los hombres que pagan por el sexo, siguiendo lo que ya han hecho algunos países, como Suecia.

Tras este debate, el forense Miguel Lorente trató sobre violencia de género. Las jornadas continúan hoy, a las once, con un debate sobre el feminismo en el que, además de las dos ponentes de ayer, intervendrán Elena Ocejo, presidenta de Abogadas para la Igualdad y Emma González, técnica de Fundación Mujeres. Por la tarde hablarán la catedrática Rosa María Capel y la presidenta de Femen, Lara Alcázar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído