Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La enfermedad de beber

Aumenta el consumo de alcohol entre mujeres y jóvenes, aunque éstos no lo perciben como un problema

La enfermedad de beber

Cada vez son más las mujeres que consumen alcohol y eso se refleja en un incremento de las féminas que piden ayuda al grupo de Alcohólicos Anónimos de Siero y al de familiares Al-Anon. Se achaca a que han incorporado similares pautas de socialización que los hombres.

También observan que los jóvenes cada vez empiezan a beber antes, pues la edad media de inicio se sitúa en los 13,9 años, según apunta el médico Joaquín Cuetos. A ellos les cuesta percibirlo como un problema porque es un consumo más intermitente. Suele ser los fines de semana y en reuniones festivas. Pero el doctor insiste: "si hay pautas de consumo a edades tempranas pueden condicionales su futuro". Advierte de que si esa experiencia del joven con el alcohol es negativa, posiblemente no la vuelva a repetir. Pero si, por el contrario, es positiva, hay una presión del grupo y se suceden unas pautas de consumo, es posible que reincida.

Joaquín Cuetos destaca que, por debajo de los 18 años, la maduración orgánica del cerebro es menor y se produce un daño. Además, se suma el riesgo de sufrir accidentes, tener una conducta sexual no planificada o realizar actos de los que se puedan arrepentir. De ahí la importancia de trabajar en la prevención con programas en los centros educativos.

Por eso Toño, que sufrió el problema del alcoholismo hace años en su propia piel, apunta que los "padres debemos dar unas normas y tener un control sobre los hijos". Detalla que acuden a Alcohólicos Anónimos "muy pocos jóvenes" y la presencia de los menores de 25 años es escasa. "Deriva de la forma que tienen de beber, intermitente, que se alarga en el tiempo, y el deterioro tarda más en llegar".

El médico Joaquín Cuetos explica que alguien tiene un problema con la bebida "si organiza su vida o su fin de semana en torno al alcohol". Su comportamiento acaba acarreando problemas familiares y con su entorno.

Toño agrega que las preguntas claves para afrontar el alcoholismo son: "¿para qué y por qué bebo?" Argumenta que quien no tiene estos problemas "no necesita tomar ningún tipo de estimulante para disfrutar de la vida e integrarse socialmente". Cree que los prejuicios siguen pesando demasiado. "No está superado y hay que ver de forma natural que es una enfermedad, la única que el propio enfermo puede parar".

Cuetos indica que, aunque los sanitarios pueden ayudar a dejar el alcoholismo en el ámbito físico de la deshabituación en sí, Alcohólicos Anónimos y el grupo de familiares Al-Anon son claves para compartir experiencias y dar apoyo para salir adelante.

El sábado, el grupo de Alcohólicos Anónimos de Siero celebra su vigésimo aniversario con una reunión informativa, a partir de las 19 horas, en el auditorio. En este tiempo han atendido a más de 300 personas. Responden las 24 horas en los teléfonos 649235 531 y 660307294 (familiares).

Compartir el artículo

stats