Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Félix, parroquia 2.0

"Es la vía para llegar a los jóvenes", dice Rodrigo Puerta de la red social de Lugones, con más de mil seguidores

Xuan Pandiella, Joaquín Serrano y Rodrigo Puerta muestran la exitosa página de la parroquia en el despacho de San Félix de Lugones.

Xuan Pandiella, Joaquín Serrano y Rodrigo Puerta muestran la exitosa página de la parroquia en el despacho de San Félix de Lugones. A. F. V.

No todos los párrocos, y menos en los tiempos que corren, tienen la oportunidad de subirse a púlpito a diario y dirigirse a más de 1.500 fieles. Pero Joaquín Serrano, cura de San Félix Lugones, sí. No es exactamente en un antepecho donde debe recitar sus palabras el religioso. Ni siquiera dentro de una iglesia -aunque pueda hacerlo desde ella-. Tan sólo necesita un ordenador o un smartphone para que su mensaje llegue a lo que supondría algo más del 10 por ciento de la población de Lugones. ¿Milagro? En absoluto. "Trabajo y colaboración de los feligreses", confiesa el cura del éxito del que disfruta San Félix en las redes sociales.

"Trabajamos en equipo y somos como una pequeña redacción: Discutimos sobre qué entradas publicamos, cuáles no, qué enfoque damos...", explica Serrano sobre el dinámico funcionamiento de la parroquia a través de la red en el que, confiesa, hace la función de "súper tacañón".

Pero hablar del salto a la red de la parroquia es hacerlo, según asegura el propio párroco, de Rodrigo Puerta; un joven feligrés que, gracias a su trabajo y tesón, ha conseguido que el templo lugonense no tenga muros. "Empezamos hace cinco o seis años con la intención de llegar a todos los públicos pero, especialmente, a los jóvenes. Es la mejor vía para acercarse a ellos", explica Puerta sobre la vertiente digital de la parroquia, que además de página en Facebook también dispone de cuenta en Twitter y un blog que supera las 222.000 visitas. También tuvieron Tuenti.

A través del blog y la red social, en San Félix promocionan sus hojas parroquiales, las dominicales, y también se hacen eco de cartas y discursos de diferentes miembros de la Iglesia. "Al igual que pasa con la prensa, en las publicaciones en papel están perdiendo fuerza. La red te permite acercarse a ese público que busca la información a través de su teléfono y también te abra la posibilidad de ofrecer fotos y otros materiales que, en el papel, no se podría", argumenta también Xuan Pandiella, otro parroquiano que arrima el hombro en San Félix, sobre todo en temas económicos, y que, "aunque menos que Puerta", también aporta su granito de arena a la versión global de la parroquia lugonense.

Además de para lanzar su mensaje, las redes sociales también permiten al párroco que esa comunicación sea bidireccional. Son muchos los vecinos que también utilizan este canal para ponerse en contacto con la parroquia. "Nos ha servido, incluso, para solventar algún que otro problema. Hace años, por ejemplo, tuvimos un percance en el cementerio que afectó a algunas sepulturas. Pues nos avisaron a través de Facebook, y también por esta vía comunicamos a los afectados cómo se iba a solucionar el asunto. Gracias a ello fue todo muy rápido", ejemplifica Serrano.

Conocedor de la realidad que le rodea, Serrano aprecia las bondades que ofrecen las redes sociales e internet a la vida parroquial; si bien, mantiene el convencimiento y defiende que "la pastoral está en la vivencia física, no en la red", por lo que considera estas aplicaciones "una herramienta más a la que, por supuesto, le hemos visto unos réditos".

Aún con todo, Serrano es consciente de lo complicado que resulta que la Iglesia aproveche estas herramientas para lanzar su mensaje, algo que deja en manos del clero. "Cada parroquia es un mundo. Hay párrocos que serán más hábiles y otros que menos; pero estos, si así lo desean, y como he hecho yo, también pueden buscar alguien que les ayude", sostiene el cura, que también ha lanzado, con la inestimable ayuda de Puerta, un perfil de Santa María de Nozana de Viella, también a su cargo: "La cuestión es delegar. No pasa nada por ello, y es la mejor forma de hacer parroquia. Es cierto que sin cura no hay parroquia; pero no lo somos todo".

Compartir el artículo

stats