26 de noviembre de 2017
26.11.2017

Pravia y Soto del Barco tienen un colegio de plata

El profesorado de las aulas rurales fundadas en 1992 (Riberas, Agones, Santianes y Somao) alaba el gran nivel de la enseñanza que reciben sus treinta alumnos: cercana e individualizada

26.11.2017 | 00:55

Un concurso de relatos y unas jornadas dedicadas a la diversidad. Así celebra el Colegio Rural Agrupado (CRA) Bajo Nalón su 25.º aniversario. La escuela cuenta con treinta alumnos repartidos en las aulas de Somao, Santianes y Agones, en Pravia, y de Riberas (Soto del Barco). Todos harán varias actividades a lo largo del curso para celebrar la efeméride. Unos actos en los que participan exalumnos y profesores, que ya se afanan en estas fechas por encontrar fotos de todas las épocas para una exposición que inaugurarán en primavera.

Desde su inicio hasta hoy está la profesora de Infantil, Carmen García, quien ha visto crecer a unas cuantas generaciones. "Se comenzó con mucha ilusión, los compañeros quisieron juntarse para trabajar juntos como un colegio en las escuelas y así empezamos", recuerda. Por su experiencia, destaca que los niños que acuden a las escuelas rurales se comportan diferente a los de la ciudad: "Tienen otra manera de ver la vida y podemos desarrollar una relación más cercana con las familias y a los niños darles una atención más especializada".

Y eso también lo advierten los niños. Sofía Menéndez, del aula de Agones, comenta que al ser pocos alumnos "se trabaja mejor porque estamos más concentrados", a lo que su compañera, Abril García: "Tenemos más atención". En el mismo aula conviven niños de distintos cursos, aunque a cada nivel corresponden trabajos y propósitos diferentes, aunque también llevan a cabo proyectos paralelos para todo el alumnado como uno dedicado a la salud, otro de igualdad, de nuevas tecnologías o sobre el medio ambiente. "Son maneras de acercar a los niños a la realidad y se complementan con el currículo", destaca Beatriz Fernández, profesora de Primaria.

Entre esos proyectos destaca el puesto en marcha desde la asignatura de Llingua Asturiana con el profesor Javier Bengoechea, la obra de teatro "El Cenicientu" que se llevó el premio en el certamen de Teatru Esolar en Llingua Asturiana en la Selmana de les Lletres Asturianes. Este año preparan un nuevo trabajo que tendrá "monólogos y cuento", precisa Paula Izaguirre, una de las alumnas de Primaria.

Una forma de aprender distinta que explicarán los propios alumnos en Pravia durante la Feria Educativa que organizarán en el segundo trimestre. "Es un modelo distinto de enseñanza, más individualizado y con trabajo cooperativo, son más autónomos, creo que es una enseñanza de calidad, aunque hay entre algunos padres miedo por la socialización pero es todo lo contrario, son críos que comparten vivencias con niños de todas las edades", señala la docente. Y apunta que compartir aula "genera un poso" en los alumnos porque escuchan las explicaciones y se les van quedando los conceptos.

Tras la Feria Educativa habrá otras actividades con exalumnos como un libro viajero que contendrá historias para repasar la evolución del colegio. El colofón será con las primeras jornadas de la diversidad, en el mes de junio y que prevén diversos actos como charlas sobre igualdad, el concurso de relatos "Ser diferente es guay", talleres de deporte adaptado, braille o lenguaje de signos; así como juegos del mundo, sus lenguas y culturas. Unas jornadas en las que están invitados a participar todos los colegios de la comarca.

Con los recuerdos del ayer y la energía de los alumnos de hoy, celebrarán el cumpleaños de la escuela rural del Bajo Nalón por todo lo alto.

"También se nos ocurre hacer una fiesta con tarta y música y una excursión al parque acuático", plantea Paula Izaguirre. Quizá haya suerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído