Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JUAN JOSÉ MANGAS | Nuevo miembro del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA)

"Que cueste casi lo mismo una botella de agua que una de sidra es incomprensible"

"El director del RIDEA me insistió en que intentara incorporarme para potenciar y reforzar el área de Ciencias"

Juan José Mangas, en la plaza del Ayuntamiento de la Villa.

Juan José Mangas, en la plaza del Ayuntamiento de la Villa. VICENTE ALONSO

Juan José Mangas Alonso (Llanera, 1955) será investido hoy como miembro permanente del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) en la sede que el colectivo tiene en la plaza Porlier de Oviedo, a las siete y media. Doctorado en Ciencias Químicas por la Universidad de Oviedo y Especialista en Enología y Viticultura por la Politécnica de Madrid, Mangas preside el Ateneo Obrero de Villaviciosa, concejo en el que reside desde hace más de tres décadas. El nuevo miembro del RIDEA es responsable del Laboratorio de Sidras del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (SERIDA).

-¿Qué va a contar en su discurso de ingreso en el RIDEA?

-El discurso está centrado en la investigación agroalimentaria hecha en centros dependientes del Principado desde que en 1985 se puso en marcha el primer Centro de Experimentación Agraria en Villaviciosa. Primero haré un repaso cronológico de estos centros y después comentaré los resultados más sobresalientes.

- ¿Cuáles de estos logros sobresalientes destacaría?

-Es difícil hacer recuento, son muchos. Destacaría, por ejemplo, las mejoras genéticas en especies vegetales como la faba o los logros en la obtención de productos derivados de la manzana como la sidra espumosa o la sidra de hielo. Somos punteros en técnicas asistidas de reproducción animal o en técnicas de valoración de alimentos por tecnologías muy rápidas como infrarrojos. Estoy orgulloso de mis compañeros por su esfuerzo y buen trabajo.

- ¿Qué le animó a presentar su candidatura al RIDEA?

-Le tengo aprecio al director y él me insistió en que intentara incorporarme para potenciar y reforzar el área de las Ciencias.

- ¿Cree que está suficientemente reconocida la labor del RIDEA?

-Creo que es poco conocida y que debemos trabajar por darle mayor impulso para que los asturianos valoren la labor tan importante que desarrolla en la difusión de investigaciones y aspectos culturales de la región.

- La última cosecha de manzana fue "movida" por el excedente de fruto y la dificultad para colocarlo en el mercado. ¿Tiene solución este problema?

-Para que el sector de la manzana y el de la sidra funcionen de manera armónica tiene que darse la circunstancia de la profesionalidad por ambas partes. Los llagareros deben apostar por la manzana autóctona para darle verdadero sentido a tomar una botella natural de sidra asturiana y valorizar la materia autóctona. A su vez, no se puede entablar conversación con productores que no viven del manzano a título profesional. Los manzanos hay que cuidarlos, abonarlos, podarlos...

- A su juicio ¿Cuál es el mayor problema al que se enfrenta la sidra asturiana?

-El mayor problema es la falta de internacionalización del producto. Hay que sacarla al mercado exterior porque es imposible que nos la podamos beber nosotros toda: el precio iría a la baja. Y que cueste casi lo mismo una botella de agua que una de sidra, con toda la cadena de valor que tiene desde que plantas el pomar, para mí es incomprensible.

- ¿Vive un boom la elaboración de sidra casera en Asturias?

-Existe un boom en los certámenes de sidra casera a nivel de participación y todo lo que sea generar economía en el medio rural es importantísimo. Asturias debe girar y lo está haciendo para tener otros soportes económicos como el sector agroalimentario, que representa el 10% del Producto Interior Bruto (PIB), ya que otros como la minería están mal. Sin las producciones que se pueden hacer aunque sea a nivel artesano el medio rural humanizado desaparecería y sólo quedarían jabalíes y corzos en lo que antes eran pueblos.

- Desde 2012 preside el Ateneo Obrero de Villaviciosa. ¿Qué balance hace?

-Positivo. Ahora mismo está adjudicado el proyecto de ejecución de la rehabilitación del edificio y el Ayuntamiento de Villaviciosa tiene la intención y animosidad de poner fondos este mismo año para desarrollarlo. Estamos contentos de que se apueste por un equipamiento cultural tan importante y de que tenga una dotación adecuada para dar el servicio a la comunidad.

- ¿Qué destacaría de estas obras en el Ateneo Obrero?

-Dos aspectos: el primero que se va a habilitar un espacio en el piso -1 para recuperar una biblioteca con volúmenes de antes de la guerra civil cuya consulta estará abierta al público general. En segundo lugar, el salón que era un cine, tendrá usos polivalentes para tratar de potenciar aspectos de innovación social y creatividad.

- ¿Qué retos se plantea de cara al futuro más inmediato?

-A nivel personal aspiro conseguir en corto espacio de tiempo un buen convenio con el Ayuntamiento para que se culminen las obras del Ateneo Obrero y que éste sea gestionado por la asociación por muchos años más. También espero contribuir a que se cumplan los objetivos marcados por el RIDEA.

Compartir el artículo

stats