Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Año Nuevo chino, de rojo y en familia

"Es un festejo abierto a todo el mundo", destaca la comunidad del país asiático, que celebra el domingo su fiesta de la primavera en Lugones

Alumnos de Hablachino comen empanadillas, típicas de la celebración del Año Nuevo en China. I. C.

"Estrenar ropa, lucir alguna prenda de color rojo o amarillo y disfrutar en familia". Éste es el ABC para celebrar el Año Nuevo chino. En Lugones ya lo saben. Y es que en el "Chinatown asturiano" ya está -casi- todo listo para vivir la entrada en el año del perro. Será en la tarde del domingo (16.00), con una fiesta por todo lo alto en la que no faltarán actuaciones ni actividades típicas del gigante asiático. "Es un día para que todos estemos como en casa", recalcan los organizadores, que también destacan el carácter abierto y plural de los festejos: "Todo el mundo está invitado. Queremos que lo disfruten chinos y españoles".

"Las tradiciones de Año Nuevo tienen como propósito alejar los malos espíritus y fomentar la buena suerte", explica Wei Ying Huang, autobautizada como Laura en España, una de las organizadoras. "Mañana, algunas chicas llevaremos el kimono tradicional y sacaremos el león de la suerte", afirma Huang sobre la celebración, que tendrá lugar en el aparcamiento de DecoAstur (antigua muebles Genji).

Pero, si no se dispone de un traje tradicional chino, "no pasa nada. Basta con estrenar ropa, que no necesariamente tiene que ser elegante. También es típico lucir alguna prenda de color rojo", explica Sen Zheng, al frente de un bazar en Lugones, quien también invita a todo el mundo a participar: "Da igual cómo vayan vestidos".

En cuanto a las costumbres culinarias, tanto Huang como Zheng coinciden en que "varían según la zona". "China es muy grande y las tradiciones gastronómicas no son iguales en un sitio que en otro. Varían", asegura Zheng. "Lo que sí es común en todos los sitios es comer empanadillas. También da suerte", apunta Huang, quien regenta un negocio del sector textil en Oviedo.

En lo que también coinciden ambos es en el papel fundamental que juega la familia en esta fiesta. "Siempre nos reunimos con los nuestros en casa. A partir de media noche también salimos fuera", relata Zheng, "muy contento" por celebrar el Año Nuevo en Lugones. "Después de tantos años aquí es la primera vez que lo voy a celebrar", destaca el empresario, que invita a "todos" a participar.

Compartir el artículo

stats