Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grado aplaude a su héroe: un rumano sin recursos devuelve 2.100 euros sin dueño

Radu encontró un sobre en la calle y lo fue a entregar a Cáritas, cuyos responsables, junto con el jefe de la Policía, localizaron a la propietaria, que le premió con 120 euros

La honestidad y la sinceridad no tienen precio. Al menos para Radu, un vecino de Grado de origen rumano que ayer se convirtió en el héroe de la villa moscona. ¿El motivo? Encontró un sobre con 2.100 euros y lo devolvió. "Un hecho que tiene más mérito aún porque se trata de una persona casi sin recursos que está pasando por un mal momento personal", coinciden Policía Local y Cáritas.

Los hechos tuvieron lugar en la mañana de ayer. Radu caminaba por la calle Eulogio Díaz Miranda de Grado cuando se encontró un sobre tirado en el suelo sin más señas que el membrete del Banco Popular. Se acercó, lo cogió y lo abrió. Dentro había 42 billetes de 50 euros; esto es, 2.100 euros. Sin dudar, ni pensarlo un segundo, el bueno de Radu se dirigió a las dependencias de Cáritas, entidad de la que es beneficiario, para devolverlo. Todo. Hasta el último billete.

Conocida la historia, el presidente parroquial, Emilio López, decidió llamar al jefe de la Policía Local, José Cuevas, que casualidades de la vida se encontraba fuera de servicio y se dirigía en esos momentos hacia las dependencias de Cáritas para tratar unos asuntos personales. Tras escuchar "la hazaña", cogió el dinero y fue hacia la sucursal del Popular.

El agente se identificó y puso en conocimiento lo ocurrido. "¿Sabe de alguien que haya retirado esta mañana 2.100 euros en efectivo?", preguntó el agente. "Sí, y precisamente están llamando para ver si se habían dejado aquí el dinero, porque no lo encuentran", replicaron desde la ventanilla del banco.

Unos minutos después, y tras darle las buenas noticias al cliente afectado, en la sucursal bancaria se presentó "una chica, llorando, hecha un manojo de nervios porque el dinero no era suyo y pensó que lo había perdido", relata Cuevas, "aún emocionado" por la historia.

Tras llamar a una patrulla para levantar acta de los hechos, el agente puso en conocimiento de los implicados el artículo 616 del código civil, por el cual si un ciudadano devuelve dinero extraviado recibe un porcentaje a modo de compensación. "En este caso eran unos 106 euros", explica el jefe de la Policía sobre el montante, que acabó convirtiéndose en 120, la suma que finalmente decidió darle la afectada, a la que se le había caído el sobre al entrar a su vehículo.

"La bondad de Radu es tal que, aunque ya sabía, porque yo se lo había dicho, que le correspondía una gratificación, cuando vio a la chica llorando dijo: 'No, no, no pasa nada, no quiero el dinero, que esté tranquila", repasa el agente sobre el que fue "uno de los días más emocionantes" en sus 33 años de servicio.

Curiosamente, ésta no es la primera vez que Radu, un profesor de tenis de mesa que habla perfectamente castellano y que actualmente se encuentra en paro, devuelve dinero. Este rumano, que antes de llegar a Grado, residió en Madrid, y "al que la vida abofeteó en varias ocasiones", como reconoce el presidente de Cáritas, aseguró tras el suceso que ya había devuelto dinero en otra ocasión. "Yo no lo vi, pero seguro que es verdad. Es un hombre por el que pongo la mano en el fuego", asegura López. "La manos, las piernas y el cuerpo entero", añade Cuevas.

Compartir el artículo

stats