29 de abril de 2018
29.04.2018

Una lección rural de plata

Alumnos, profesores y familias celebran con una comida los 25 años del colegio comarcal con el deseo de "afianzar mejor" la enseñanza en los pueblos: "Se aprende más al ser pocos"

29.04.2018 | 01:03

Javier Novo fue director del colegio rural agrupado del Bajo Nalón doce años y hará tres en diciembre desde que se retiró. Ayer hizo un hueco en su agenda para asistir a la comida del 25.º aniversario del centro que une las aulas de Somao (Muros de Nalón), Agones y Santianes (Pravia) y Riberas (Soto del Barco) celebrada en el Palacio de La Magdalena. "La escuela rural es trabajosa, pero merece mucho la pena, tienes un contacto directo y personal con todos los alumnos", señala el exdirector. Su sucesora, Begoña Artime, sigue su estela.

La comida reunió en tres largas mesas a antiguos y actuales alumnos, familias y docentes, Una de las antiguas alumnas que asistió a la celebración fue Lucía García, de 14 años. "La escuela rural ayuda a afianzar mejor los conceptos", destacó la adolescente, que compartió mesa con Icíar López, de seis años y de Agones que expresó: "Me mola la escuela rural". Raquel Suárez, José Fernández y Marcos Fernández, los tres del aula de Santianes, destacaron que lo que más les gusta es el recreo, pero también las clases. "Aprendemos más porque somos pocos", señaló Suárez. "Este año cumplimos 25 y como mínimo, tiene que haber escuela otros veinticinco más", añadió.

Los padres también defienden el centro rural. Cristina Viña y Fran González, ambos de Somao, destacan que la infancia en el medio rural "es más feliz". "Hay que potenciar más la escuela rural, estamos cerca de la ciudad", añadió Viña.

El colegio del Bajo Nalón ha organizado numerosas actividades para celebrar sus primeros veinticinco años. A lo largo del año, las cuatro aulas del centro han promovido diversos concursos de relatos, de fotografía y de dibujo además de talleres, charlas y juegos como las jornadas dedicadas a la lucha contra la homofobia y la transfobia, el día de las personas con discapacidad, entre otras actividades.

Las cuatro aulas repartidas por la comarca cuentan con 32 alumnos. "Hay algunos que no pudieron venir a la comida", concluyó la actual directora, que como sus compañeros alumnos desea una larga vida para el centro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído