Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diseñan un snack para aprovechar los restos de la sidra

La magaya sirve para elaborar un pruducto rico en fibra, antioxidantes y vitaminas

Diseñan un snack para aprovechar los restos de la sidra

Diseñan un snack para aprovechar los restos de la sidra MARIOLA MENÉNDEZ

La magaya también puede ser un rico snack para matar el apetito entre horas. Asturias produce al año 12.000 toneladas de estos restos de fruta tras el prensado de la manzana en la elaboración de sidra, por lo que en el Centro Tecnológico Agroalimentario de Asincar, en Noreña, han pensado

A la magaya apenas se le da utilidad más allá del aprovechamiento ganadero. Por lo que "es un subproducto al que no se le está dando valor", afirma Bruno de Lucas Herrero, técnico de proyectos I+D+i de Asincar. Así que han diseñado un snack y la inteción es mezclar la magaya con manzana para lograr mejor textura y sabor. Este aperitivo "es de los más complejos" de los que han diseñado en este centro tecnológico de Noreña, pero no el único.

Estos nuevos alimentos son el resultado del proyecto Cofibre, financiado por el Plan de Ciencia y Tecnología del Principado de Asturias. Consiste en aprovechar el destrío hortofrutícola. Es decir, dar uso aquellos alimentos que no cumplen con los estándares de tamaño o forma que exige el mercado. Por ejemplo, kiwis más pequeños y zanahorias demasiado escasas, grandes o torcidas, que, si bien no tienen la mejor presencia, son aptas para su consumo. En Asincar transforman ese destrío en snacks, en fuentes de fibra o en concentrados que son fuente de fibra para incorporarlos a otros alimentos y enriquecerlos. Ya han creado aperitivos de zanahoria y de arándanos, y trabajan con otro de kiwi. Estarán en dos años.

Responden así a dos demandas del consumidor, pues los aperitivos saludables han crecido el 63% en los últimos cuatro años, al resultar muy cómodos de comer, y cada vez se piden más alimentos con fibra.

En Asincar también trabajan para dar valor a las carnes de vacuno mayor, más duras. A través de tecnología de cocción al vacío, han ideado alimentos semielaborados pensados para su uso en restauración.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats