Cuando David Pedrayes echó la caña en El Puntal (Villaviciosa) la pasada madrugada lo que menos se podía imaginar era que iba a capturar una dorada gigante. El ejemplar pesó más de seis kilogramos, casi el doble de lo habitual para esta especie en el Norte. El joven, de 32 años, que regenta una tienda de pesca en el concejo, ya ha decidido el destino de tan notable captura: servirá para llenar el estómago de una veintena de amigos, informa C.C.