05 de julio de 2018
05.07.2018

"No lo esperaba", admite el exalcalde de Grado condenado por no quitar una portilla

El juez impone a Antonio Rey (PP) una pena de nueve años de inhabilitación y el pago de 10.000 euros a los afectados por el cierre El dirigente recurrirá

05.07.2018 | 01:52
Antonio Rey, entrando en el Juzgado en Oviedo el pasado 22 de junio.

El Juzgado de la Penal número 1 de Oviedo ha condenado al exalcalde de Grado, Antonio Rey (PP), a nueve años de inhabilitación para cargo público, al pago de las costas procesales y afrontar una indemnización de 10.000 euros para la familia de Santa María de Grado que le denunció por no mover una portilla que impedía el paso a su propiedad. Había una resolución firme y ejecutoria para su retirada, aprobada por el Ayuntamiento en el año 1994. La sentencia señala que el exregidor popular cometió un delito continuado de prevaricación omisiva. Antonio Rey, que en el juicio el pasado 22 de junio defendió su inocencia, recurrirá.

"Respeto la decisión judicial, como todas, pero por supuesto que vamos a apelar la sentencia porque soy el único alcalde que intentó mover el expediente y dar una solución y resulta que después de varios alcaldes el tortazo me lo dan a mí", afirmó tras conocer la sentencia. "La verdad es que no la esperaba".

Rey mantiene su inocencia y no entiende por qué él ha sido procesado cuando la portilla lleva desde 1994 instalada y él accedió a la Alcaldía en 2007. Es más, detalla que tuvo conocimiento del citado cierre en el año 2010. Y que, en ese momento, trató de solucionar el problema. Lo hizo con una reunión en la que participaron técnicos y abogados, y que se saldó con una permuta de terrenos para crear un nuevo camino público que diese acceso a los afectados a sus viviendas.

Si bien, uno de los denunciantes señaló en sede judicial que Rey estaba "totalmente al tanto del asunto, sabía que no teníamos acceso a nuestra casa, nos decía que estaba en ello pero luego no hizo nada".

Con el fallo judicial en la mano, el regidor popular afronta la preparación del recurso de apelación que llevará su letrado, Víctor Llanes. Y lo hace manteniendo que es inocente del delito continuado de prevaricación omisiva al estimar que fue el único que trató de dar una solución y que el asunto viene de años antes de que accediese a la Alcaldía de Grado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído