06 de julio de 2018
06.07.2018
ULTIMA HORA
Muere Yvonne Blake, la expresidenta de la Academia de Cine, a los 78 años
 

El Xiringüelu duplica los efectivos de seguridad ante la previsión de 30.000 romeros

La vigilancia en el río Nalón se incrementa y se establece la obligación de apagar la música amplificada en la zona libre a las 23 horas

06.07.2018 | 02:01
La reunión de seguridad del Xiringüelu, ayer, en el salón de plenos de Pravia.

Más efectivos de seguridad, ampliación de las horas de socorrismo en el río Nalón y reducción de una hora para la música amplificada en la zona libre del Xiringüelu de Pravia son las tres principales modificaciones del Plan de Seguridad del festejo tras el análisis del balance del año pasado y ante la estimación de que este año se bata el récord de 30.000 personas en el prau de Salcedo el próximo 5 de agosto. Así lo decidieron ayer en el marco de la reunión de seguridad del Xiringüelu, a la que asistieron la Cofradía, el Ayuntamiento, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, Protección Civil, la empresa de seguridad y los responsables sanitarios.

Así, se duplicará el servicio de vigilantes de seguridad en el recinto del Xiringüelu hasta alcanzar una cifra de más de veinte efectivos, a los que se suman el responsable de seguridad y un inspector, "haciendo así casi testimonial la presencia de los controladores, que estarán únicamente en las zonas de aparcamiento", detalló el alcalde, David Álvarez.

También se ampliará el horario de vigilancia del río, con socorristas y buzos, al advertir el año pasado el creciente número de incidencias en las últimas horas de la tarde. Además, la música amplificada en la zona libre de la fiesta se acabará a las 23 horas y no a medianoche, como en 2017. Una medida tomada por consejo de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado.

Asimismo, se mantiene el cierre del acceso al Salcedo a las 9 horas del 5 de agosto para el reparto de bebidas y comidas. A partir de esa hora, se colocarán barreras de protección para impedir el paso de los vehículos al prau.

Esos son los cambios realizados tras la reunión, ayer, en el Ayuntamiento de Pravia. "Hay que valorar el esfuerzo de la Cofradía en los últimos cuatro años con un trabajo bien hecho en una fiesta multitudinaria, lo que supone un gran trabajo a lo largo del año y también el interés mostrado por mejorar en materia de seguridad y en sanidad para que las fiestas sigan siendo un referente", sostuvo el regidor tras el encuentro. Y es que el cierre de la zona de casetas para los romeros, separado de la zona libre con botellón, ha sido para muchos peñistas un acierto y ha recuperado el carácter tradicional y de romería de la fiesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine