12 de julio de 2018
12.07.2018
 

Fallece Pepe Prida, abuelo de Noreña, días después de cumplir 104 años

"Su continua actividad, su buen carácter y sus pocos excesos con la comida", secretos de la longevidad del fallecido, según su hijo

12.07.2018 | 01:56
Pepe Prida con sus nietas, Dunia y Laura Prida, y sus bisnietos, Marcos y Carolina Sánchez, en su último cumpleaños.

Noreña despide hoy a su abuelo, Pepe Prida, que falleció ayer a los 104 años, cumplidos hace sólo unos días. Piloñés de nacimiento, el fallecido llevaba diez años viviendo en la villa condal con su familia. Precisamente con los suyos, con sus nietas, Dunia y Laura Prida, y sus bisnietos, Marcos y Carolina Sánchez, había soplado sus últimas velas la semana pasada.

Natural de la localidad piloñesa de Pintueles, estuvo casado con la ya fallecida Soledad Crespo, de Melarde, un pueblo cercano. Dedicó toda su vida al trabajo en el campo, principalmente como tratante, oficio que amaba y que, ya de jubilado, siguió muy de cerca, dado que era un gran apasionado de las ferias y los mercados ganaderos que se celebraran en las áreas central y oriental asturianas.

Precisamente, estas aficiones eran, según su hijo Luis, parte del secreto de su longevidad, que aquél atribuye a "su continua actividad, su buen carácter y sus pocos excesos con la comida".

El fallecido, además de su hijo Luis, deja nuera, dos nietas y dos bisnietos, con los que guardaba una estrecha relación y hacia los cuales profesaba un gran amor, que era correspondido.

El cadáver de Prida será recibido hoy, a las 18.00, en la iglesia parroquial de Villamayor (Piloña), donde se celebrará un funeral de cuerpo presente. Acto seguido sus restos serán inhumados en el cementerio de esa parroquia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook