09 de agosto de 2018
09.08.2018

El engorde de facturas por la recogida de animales no se materializó, dice el PSOE

El gobierno, que se considera víctima de una "campaña de descrédito", asegura que la conversación en la que el teniente de alcalde insta a la proveedora a inflar el precio está "sacada totalmente de contexto"

09.08.2018 | 01:37
Gabriel Rodríguez.

El gobierno municipal de Carreño, del PSOE, achaca a "una nueva maniobra con clara intencionalidad política, en la campaña de descrédito que viene desarrollando parte de la oposición al gobierno local" la denuncia de una proveedora del Ayuntamiento, que hizo público que el teniente de alcalde, Gabriel Rodríguez, le pidió que engordase las facturas pendientes para hacer frente a los gastos que a ella le suponían el retraso en el pago de sus servicios. El Ayuntamiento aún le debe más de 15.000 euros.

La denuncia tiene como respaldo una conversación entre ambos que la proveedora, Ángeles Sánchez, grabó ante el reiterado incumplimiento en el pago de los gastos derivados de la recogida, alojamiento y manutención de los animales abandonados en el concejo. El gobierno municipal no desmiente la existencia de la conversación, pero asegura que se trata de "una conversación informal mantenida por el concejal y la vecina interesada en una cafetería de Candás y en un clima de confianza, que se saca totalmente de contexto con el único objetivo de desviar la atención sobre las opciones de solución planteadas desde el gobierno local al problema que denuncia esta persona".

Sobre la petición del concejal a la proveedora para que engorde las facturas para asumir los gastos extra que suponía el retraso en el pago, el gobierno municipal asegura que "con el principal fin de avanzar en resolver el pago de los servicios prestados al Ayuntamiento de Carreño, el concejal primeramente le planteó -en esa conversación informal- algo que, como puede probar el mismo proveedor y la intervención municipal, no se llevó nunca a efecto. Lo que el concejal realmente le trasladó a la guardería canina, con el debido asesoramiento legal, fue que, en tanto el consistorio no pudiera pagarle, gestionase un factoring u otra fórmula más conveniente con su entidad bancaria".

El grupo socialista en el Ayuntamiento reconoce que "efectivamente se le debe un dinero a dicho proveedor guardería canina del concejo por importe de 15.722,87 euros correspondientes al ejercicio 2017". Una deuda que "deriva de la necesidad de cumplir la obligación municipal recogida en la Ley que rige la tenencia y protección de los animales domésticos en el Principado de Asturias". Según los socialistas de Carreño, "se fueron recogiendo estos animales en una guardería canina que existe en el municipio. A la par que realizamos campañas de adopción cuyos resultados están visibles en la web municipal. Dicha guardería fue facturando por la prestación de estos servicios. Facturación que varió en función del número de abandonos cada anualidad, dato inicialmente difícil de predecir en un presupuesto anual". Para solventar el problema del abandono de animales, "el Ayuntamiento formalizó la firma de un convenio entre varios ayuntamientos de la región, de formar parte del proyecto de creación de un Consorcio para la Prestación del Servicio de Recogida y Albergue de animales Domésticos Abandonados en los términos municipales implicados".

Por último, los socialistas de Carreño lanzan una andanada contra el Partido Popular, al que acusan de mantener "una actitud cobarde, que además utiliza sin vergüenza ninguna las dificultades que atraviesa una vecina, no para intentar resolverlas, sino para arremeter una vez más contra el gobierno local".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook