13 de agosto de 2018
13.08.2018

Cubia saborea su lado solidario

"Deberíais estar muy orgullosos", asegura el pregonero del pueblo moscón, que donó 50 céntimos por cada bollo a los afectados por la piel de mariposa

13.08.2018 | 01:37

Los vecinos de Cubia son solidarios hasta en fiestas. La localidad de Grado repartió ayer seiscientos bollos de los que donará cincuenta céntimos de euro por unidad, es decir 300 euros, a la asociación de afectados por la piel de mariposa "Debra". "Gracias a la aportación del pueblo de Cubia, la calidad de vida de los afectados por la piel de mariposa será un poco mejor, motivo por el cual deberíais estar muy orgullosos", afirmó Francisco Muñoz Arechaga, médico anestesista moscón cuya hija, Inés, padece la enfermedad, epidermolisis bullosa.

Muñoz dio su agradecimiento a los vecinos de Cubia en el pregón que leyó, en el que recordó su unión con el pueblo desde niño, cuando iba con su tío Francisco González Arechaga a las visitas médicas. Y también de joven, cuando subía en bicicleta a Tolinas o El Llanón y la cuesta de Cubia era un machaque físico. El pueblo se volcó con la causa y fueron muchos los vecinos del concejo que compraron el bollo por su carácter solidario.

En Cubia, además de altruismo, hubo reencuentros y mucha fiesta. "Todos venimos desde fuera, pero hay que conservar la tradición, venimos desde donde haga falta para colaborar con las fiestas", comentó María José Quintana, quien se pasó el día haciendo rosquillas con el resto de mujeres del pueblo, que regalaron con los bollos y la botella de vino. "Lo hacemos todo juntas, no se trata de que una esté sola cocinando en casa", añadió.

Y hasta el pueblo llegan también las últimas generaciones de Cubia, que ahora viven en las ciudades, como Adriana Reguero: "Es el segundo año que vengo y es un día de reunión familiar y para conocer mejor el pueblo", señaló la joven, acompañada de un grupo de amigos que se llevó hasta Cubia. No la segunda vez, sino la primera, era para las hermanas Montse y Marita Suárez, de Coalla. Y estaban encantadas con el buen ambiente de la fiesta y su carácter solidario. "La verdad es que está muy bien que se acuerden de causas solidarias como la piel de mariposa en unas fiestas", resumieron.

Y la fiesta también llevó hasta Cubia a jóvenes de la villa moscona para disfrutar del festejo dominical y apurar el fin de semana, como Miguel Vázquez, quien acudió a apoyar a su amigo Diego Martínez, miembro de la organización: "Es una fiesta maravillosa, con gente encantadora. Cubia es una fiesta de obligada asistencia en el concejo", aseveró el joven.

Ayer se demostró ayer que la folixa de prau y las causas solidarias no están reñidas y pueden ir muy bien de la mano. Al menos, el aporte económico será un empuje para la asociación "Debra", que lucha por la investigación de tratamientos para la enfermedad como el que podrán en marcha en los próximos meses mediante el uso de células madre para mejorar el colágeno de la piel y su cicatrización. Y es que en Cubia, además de festejar y pasarlo bien, se acuerdan de los que más lo necesitan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook