01 de noviembre de 2018
01.11.2018

Heredar o vender un inmueble a partir de enero se encarecerá hasta un 50%

Por una herencia de 60.000 euros se pagarían ahora de plusvalía 3.510, y desde enero, 5.400

01.11.2018 | 01:05

Vender o heredar un inmueble en Carreño a partir del 1 de enero de 2019 puede volverse muy caro. Incluso más de un 50% de incremento respecto a lo que ocurriría con una herencia o venta hasta el 31 de diciembre de este año. Y es debido a que en 2018 finaliza la reducción del 35% en el cálculo de la plusvalía.

El impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana, popularmente conocido como plusvalía, es el tributo que grava la transmisión de inmuebles en compraventas o herencias.

El 1 de enero de 2014 entraron en vigor nuevos valores catastrales en Carreño, con un notable incremento respecto a los anteriores. Para evitar su repercusión en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) se bajaron los tipos de gravamen. Sin embargo, en el caso de la plusvalía, no se hizo hasta el año pasado, con una reducción del 35%.

Esta reducción dejará de estar en vigor el próximo 1 de enero, pues la ley sólo la permite para los cinco primeros años de vigencia de los nuevos valores catastrales, período que termina al concluir 2018. Si la plusvalía no se modifica reduciendo el gravamen y los coeficientes que se aplican, al desaparecer la reducción del 35% se producirá un incremento de este impuesto en ese porcentaje respecto de lo que se paga en 2018.

Por ejemplo, una persona fallecida el 31 de diciembre de 2018 que dejase una herencia con 60.000 euros de valor catastral, tomando como referencia 20 años desde la última transmisión de los bienes, dejaría a pagar a sus herederos 3.510 euros. Si el vecino en cuestión falleciese un día después, el 1 de enero de 2019, con las mismas cantidades, plazos y referencias catastrales, dejaría a sus deudos una factura de 5.400 euros de la plusvalía en Carreño.

La revisión de la plusvalía ha provocado un nuevo debate en el seno del consistorio, con socialistas y populares centrando la polémica. "No cambiar la ordenanza no es congelar como dice el PSOE, sino incrementar lo que pagan los vecinos de manera exponencial", señalan en el PP, quienes califican este impuesto, "como el impuesto de sucesiones, un atraco a erradicar". El planteamiento popular es "que la plusvalía baje sustancialmente".

Paula Cuervo, portavoz del gobierno local, indica que "el Ayuntamiento sólo está liquidando las plusvalías que están a punto de prescribir" y propone "esperar a que se modifique la ley de Haciendas Locales, en base a la cual sólo se liquidará cuando haya ganancias en la transmisión de terrenos".

El PP avisa: "Una vez se reanude el cobro, se aplicará la regulación municipal vigente, y si no hay cambios, la diferencia entre 2018 y 2019 será sustancial".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook