DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú, a Ohio; yo, a Meres

El colegio internacional sierense desarrolla un programa en inglés en colaboración con estudiantes de Educación de la Universidad Bowling Green

Los alumnos de la Universidad de Ohio, junto a parte del equipo docente de Meres y algunos de los alumnos que participaron en sus clases.

Los alumnos de la Universidad de Ohio, junto a parte del equipo docente de Meres y algunos de los alumnos que participaron en sus clases. F. RODRÍGUEZ

Si la profe de hoy se llama Emillee Grothouse, es rubia de piel clara y habla un perfecto inglés de Ohio, no hay alumno que no preste atención a la clase.

La novedad, romper con la rutina, siempre es un aliciente para los más pequeños y es justo lo que les ha pasado a los alumnos del Colegio Internacional Meres estas últimas dos semanas.

El profesor Emilio Durán, antiguo alumno de este colegio y que trabaja como docente en la universidad de Bowling Green Estate University en Ohio, ha traído a once de sus alumnos a que conozcan de primera mano la educación en Asturias y de paso también han tenido tiempo para subir a Covadonga, visitar Luarca, Candas de Onís, Gijón y Cudillero, probar la fabada y repetir las lentejas que se sirven en el comedor del colegio de Siero y que según los estadounidenses, son un manjar. Los asturianos ya lo sabían. Ellos no.

"En Estados Unidos hay una tendencia importante de que los alumnos tengan una experiencia internacional. La Universidad me propuso llevar a un grupo de estudiantes a España y yo opté por mi tierra, que es la que conozco, y por que trabajen en el colegio donde yo me formé, que creo que es uno de los mejores de España", explica Durán. Los alumnos que han participado en esta experiencia son universitarios de la Facultad de Educación donde trabaja Durán y que se forman para ser profesores de Secundaria. Además, también han dado clases en el cole de La Fresneda, siempre en colaboración con los maestros del centro.

El proyecto ha resultado de lo más innovador y enriquecedor tanto para los extranjeros como para los alumnos de Meres, que sueñan con que ahora sean ellos los que viajen a Ohio para comprobar que muchas de las curiosidades que les han contados sus profes son verdad. "El halcón es el animal oficial de Ohio", apunta, pizpireta, Claudia Cuesta, de diez años, que junto a otras compañeras de clase quieren hacerse una foto con sus "profes estadounidenses".

Emillee Grothouse apunta que esta "ha sido una gran oportunidad para aprender de la cultura española y de los sistemas educativos". Sistemas que, en contra de lo que se piensan, no están tan alejados. Al contrario: "los problemas de los niños siempre son los mismos", explica Yolanda Alonso, una de las maestras del Meres que han trabajado en esta formación multidisciplinar. "A pesar de la distancia, los enfoques didácticos no son tan distintos". Tal y como apunta su compañera Marián González, "al final todos trabajamos para formar personas críticas, reflexivas, con habilidades sociales y que sepan trabajar en equipo".

Y precisamente cooperando han trabajado estas dos semanas los estudiantes de Ohio con los maestros y alumnos de Meres de cuarto, quinto y sexto de Educación Primaria. Los estadounidenses han impartido clases de ciencias, matemáticas e inglés, esto último es precisamente lo que más les ha gustado a los pequeños del Meres. "Hemos aprendido un montón con ellos, nos han contado anécdotas de su país, y nos han dado una clase entera en inglés sobre los puntos cardinales", concreta Elene García, de diez años.

Pero como siempre ocurre con los más pequeños, se han fijado en lo diferente. Por ejemplo, en que cuando en Ohio los profes quieren silencio en la clase, "cuentan hacia atrás desde el cinco, pero en inglés? five, four?". Dicen los peques del Meres que a ellos las fórmula también les funciona.

Para que los futuros profesores estadounidenses se vayan con el mejor de los sabores de boca de su experiencia en el colegio Meres y de su estancia en la capital, Durán les ha llevado a una espicha, en la que han disfrutado muchísimo y también han tenido tiempo para visitar las obras del prerrománico ovetense.

Tras más de treinta años trabajando en la Educación, el ovetense Emilio Durán reconoce que Estados Unidos es su hogar, aunque "se echan de menos muchas cosas".

Recuerda los tiempos en los que viajó a Estados Unidos por primera vez para estudiar inglés, y cree que las experiencias entre paises son la mejor escuela para los alumnos.

"Muchos de estos chicos jamás habían salido de su casa ni mucho menos habían cogio un avión, para ellos esta visita y esta colaboración ha sido maravillosa". Y de toda esta experiencia en Meres tendrán que hacer un trabajo en el que recojan las impresiones de todo lo aprendido, de los sistemas educativos y de aquellos aspectos que creen que pueden importar para aplicar ellos mismos en sus clases cuando terminen sus estudios universitarios.

Mafalda Santos, coordinadora del departamento de orientación y psicóloga del centro ha sido una de las impulsoras de esta colaboración y explica que la experiencia les ha servido para darse cuenta de que "tanto en Estados Unidos como en España o en Asturias todos los maestros luchamos por lo mismo, que no es otra cosa que lograr que la educación sea personalizada y adaptada al nivel cognitivo de cada alumnos y a sus necesidades". Educación para el futuro. Aquí y en Ohio.

Compartir el artículo

stats