El pequeño comercio de Siero quiere recuperar su sitio. Bajo el título "Si desaparece el comercio, la ciudad se apaga", los empresarios locales quieren concienciar a vecinos y administración de su importancia en el día a día del municipio. Para ello, han tomado la determinación de apagar sus escaparates las tardes y noches de los sábados hasta las próximas elecciones municipales, en mayo de 2019.

Con esta protesta, los comerciantes quiere volver al periodo de rebajas de enero-febrero y modificar el de verano por agosto-septiembre. También quieren que se prohiban las aperturas en domingos y festivos, a fin de conciliar vida laboral y familiar.

En cuanto a fiscalidad, piden que sólo se declare el IVA de las facturas cobradas y que la cotización a la Seguridad Social sea en base a los beneficios.

También piden a las administraciones locales la creación de un plan especial de protección para el pequeño comercio en el que se les facilite el acceso a las nuevas tecnologías. Asimismo, consideran que el Ayuntamiento de Siero debe bonificarles las tasas de basura, agua y alcantarillado y asumir el coste de la instalación del alumbrado navideño.

Urgen también ayudas para fomentar la transformación de los negocios tradicionales en energéticamente sostenibles y que se pongan en marcha campañas de sensibilización de la importancia del pequeño comercio a nivel local y regional.