22 de marzo de 2019
22.03.2019

El Serida quiere equiparar a sus investigadores con los de los centros nacionales

El Sespa persigue aumentar los estudios agroalimentarios vinculados a la salud pública

22.03.2019 | 01:10
Por la izquierda, Ramón Juste, José Ramón Riera, Cristina Valdés y Carmen Díez, ayer, reunidos en el Serida.

La directora general de Universidades e Investigación, Cristina Valdés, anunció ayer que están trabajando para que los investigadores del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), con sede en Villaviciosa, puedan ser evaluados de la misma forma que sus compañeros de centros nacionales. De esta forma terminarían con la discriminación que sufren estos organismos regionales para solicitar proyectos al no poder acceder a determinados sistemas de evaluación. Actualmente trabajan unos 50 investigadores en este centro maliayés, de referencia regional pero también nacional.

Así lo apuntó ayer Cristina Valdés en la reunión que, junto con José Ramón Riera, gerente del Servicio de Salud del Principado ( Sespa), mantuvo con el director gerente del Serida, Ramón Juste Jordán, y la jefa de Investigación, Carmen Díez Monforte.

Además de una toma de contacto para conocer el centro, hablaron sobre líneas de investigación agroalimentarias vinculadas con la salud pública, de ahí la asistencia de Riera, pues ya están trabajando en proyectos con personal sanitario del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). "Vamos a ver si fortalecemos lazos de cooperación y florecen más proyectos de investigación", destacó el gerente del Sespa, pues están interesados en que el tejido de la investigación esté conectado con la salud.

Algunos de los programas que ya desarrollan en el Serida tratan, por ejemplo, sobre enfermedades de transmisión por vectores (garrapatas, mosquitos, etcétera), pues "hay muchas enfermedades compartidas entre humanos y animales. De ahí se han obtenido grandes avances, como las vacunas", explicó Juste, veterinario de profesión.

El Serida, en colaboración con el Instituto de Productos Lácteos (IPLA), forma un grupo de trabajo que estudia aspectos de la microbiota intestinal, apuntó Díez Monforte. Riera visitó también hace 15 días el IPLA, que todavía mantiene su sede en Villaviciosa. A la idea de "un mundo, una salud" que lanza Juste, añade: "y un mundo conectado para permitir que todo fluya por el único camino de la mejora de la salud".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook