Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lopez Otín: "Debemos contribuir a que nuestras vidas sean un poco mejores"

El público formó largas colas y abarrotó la Casa de Cultura de Noreña para asistir a la presentación del libro del catedrático de Biología Molecular

Carlos López Otín firmando libros en la Casa de Cultura Severo Ochoa de Noreña.

Carlos López Otín firmando libros en la Casa de Cultura Severo Ochoa de Noreña. MANUEL NOVAL MORO

Carlos López Otín, catedrático de Biología Molecular de la Universidad de Oviedo, se dio ayer en Noreña todo un baño de masas en la conferencia con la que presentó su libro "La vida en cuatro letras" que, como todas sus ponencias, fue un canto a la ciencia, a la vida y, también, a la felicidad.

La gente se agolpaba ya en la Casa de Cultura Severo Ochoa de Noreña más de una hora antes de la conferencia para que el catedrático les firmara los ejemplares de sus libros, y una vez que comenzó la charla, la gente ocupó, además de los asientos, pasillos, parte del escenario y todos los huecos disponibles. Y hubo quien se quedó fuera y no pudo escucharlo.

El público acude en masa a sus conferencias movido por el deseo no solo de conocer, sino también de sentir. Porque López Otín transmite una pasión sin límites por la ciencia, por la vida y por el ser humano. En la charla de ayer se declaró "emocionado y muy contento", y con "la sensación de haber sobrevivido".

El libro llega después de una serie de episodios desagradables de su vida que lo abocaron a la depresión, y a partir de los cuales se hizo profundas reflexiones sobre su vida, siempre con la cabeza puesta en la ciencia.

En primer lugar, el peso de la enfermedad en nuestras vidas. En una charla profundamente optimista y alentadora, citó varias veces al gran pesimista Schopenhauer, que consideraba que el noventa por ciento de la felicidad humana estaba en la ausencia de enfermedad. Por eso, López Otín ve muy necesario profundizar en la lucha contra las enfermedades, y para ello la genética es fundamental. "Hay que descifrar los genomas para entender la vida y las enfermedades", sostuvo.

Los genes son muy importantes; la interacción con el ambiente, que hace que se expresen o no, es decisiva.

Los seres humanos, como todos los seres del universo, vamos hacia el desorden, y por tanto somos vulnerables y, por otra parte, está la ignorancia. "Si no sabemos de qué estamos hablando, ni qué es la vida ni de qué son las enfermedades, ni nos hacemos corresponsables de nuestra vida y, simplemente, cuando haya un problema, vamos corriendo a urgencias y, si no nos atienden en cinco segundos, protestamos y hacemos reclamaciones, no vamos a ningún lado. Una sociedad insolidaria es insostenible; una sociedad solidaria es contribuir a que nuestras vidas sean un poco mejores de manera natural".

López Otín recomienda para ser más propensos a la felicidad cuidar la nutrición, darse baños de naturaleza, vivir, leer y, sobre todo, abrazar el conocimiento. Habla de cinco aspectos fundamentales: el reconocimiento de nuestra imperfección, la reparación de los errores, la observación, la introspección y la emoción.

Una emoción que rebosó la sala cuando acabó la conferencia. El público aplaudió en pie varios minutos y después los muchos que tenían el libro se acercaron a él, no solo para que lo firmase, sino para transmitirle apoyo, cercanía y admiración.

Compartir el artículo

stats