14 de agosto de 2019
14.08.2019

Autorizan el nuevo crematorio de la Pola, tras el cierre del anterior por el juez

La instalación, junto al cementerio, está edificada pero no operativa, y los ecologistas critican su proximidad al campo de fútbol y a las casas

14.08.2019 | 01:11

Funerarias del Nalón ya dispone de licencia de apertura municipal para poner en marcha un horno crematorio en Pola de Siero. La instalación ya está construida, pero aún no está funcionando. Se ubica en las instalaciones funerarias de la carretera de Valdesoto, junto al cementerio y al tanatorio.

La concesión de este permiso no está exento de polémica, después de que los tribunales obligaran al cierre del que se ubicaba unos metros más allá, junto al tanatorio Meana. Pero ambas situaciones difieren, pues el suelo no tiene la misma calificación urbanística, el del Bayu está a más distancia del núcleo urbano y junto a un cementerio.

Pero las críticas de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturias no se han hecho esperar, después de que el Consistorio les comunicara la autorización de apertura del horno incinerador en Pola de Siero, contra el que habían presentando alegaciones, al igual que algunos vecinos. Los ecologistas fueron quienes, junto con la plataforma local "Crematorios al llau de la xente non" litigiaron por el cierre del otro y lo consiguieron. Argumentan que este crematorio se ubica a menos de 100 metros del campo de fútbol del Bayu, a menos de 270 metros de las primeras viviendas y a menos de 378 de los centros educativos, "lo que supone un incumplimiento del Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria". La coordinadora esgrime que esta normativa, vigente en el momento de la solicitud de licencias, establece que los cementerios e instalaciones auxiliares, como es esta, han de estar al menos a 500 metros de cualquier vivienda habitada.

"Es preocupante que el Ayuntamiento de Siero no haya tenido en cuenta que se trata de una actividad considerada como molesta, insalubre, nociva y peligrosa", insisten. Lamentan que "no aprenda de sus errores, como ya pasó con el otro crematorio que los tribunales tumbaron y que ahora se tuvo que desmantelar, por persistir en autorizarlo a pesar de su ilegalidad".

Los ecologistas insisten en que no se ha tenido en cuenta a la hora de autorizar la licencia que el crematorio está a menos de 500 metros de un núcleo urbano de población como es la Pola, por lo que se incumple el real decreto que actualiza el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones básicas para su aplicación. Critican que el Consistorio autorice la licencia de apertura "sin realizar un estudio meteorológico y de dispersión de contaminadores primarios generados en el proceso ni cómo va afectar y a contaminar más la calidad del aire de la zona".

Así que la Coordinadora Ecoloxista d'Asturias reitera que "no es de recibo autorizar la ubicación de un crematorio colindante a una zona urbana en la cual existe numerosa población sensible". Denuncian los que consideran como evidentes perjuicios para la salud de las personas, como serán las emisiones que se generen en la incineración. Por lo que proponen buscar emplazamientos en entornos industriales más alejados de viviendas.

"Resulta sorprendente que se dé esta autorización cuando hay un compromiso del mandato anterior de todos los grupos municipales de no permitir ningún crematorio a menos de 500 metros lineales de viviendas; no han tardado mucho en hacer caso omiso al compromiso municipal", concluyen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook