09 de octubre de 2019
09.10.2019

Un retablo que hermana en Argüelles

La estructura, de estilo barroco, presidió la iglesia de Tamariz de Campos (Valladolid) hasta su llegada a Siero, a mediados del siglo XX

09.10.2019 | 00:59
Los vecinos de Tamariz de Campos, delante del retablo, durante su visita a Argüelles.

Los vecinos de Tamariz de Campos (Valladolid) y de Argüelles (Siero) han rezado ante el mismo retablo. Los castellanos lo hicieron hasta la década de los cuarenta del siglo pasado y, los asturianos, a partir de entonces. Un retablo barroco, restaurado en 1995, que preside la iglesia sierense de San Martín de Tours y que ha unido a los pueblos de uno y otro lado de la Cordillera Cantábrica. La visita de los vallisoletanos, el pasado fin de semana, ha puesto en marcha un futuro hermanamiento.

"Marcharon encantados y la idea es vernos el próximo verano y organizar algo para hacer un hermanamiento", explica Loli Prendes, alcaldesa pedánea de Argüelles. "Debemos confraternizar porque hemos compartido una obra de arte en común", añade, por vía telefónica, Ángel Albillo Rodríguez, el primer vecino de Tamariz que visitó Argüelles y el promotor de la visita de un grupo de más de treinta vecinos de la localidad vallisoletana, que también se acercaron a la capilla del Ecce Homo y la del Criso de la Salud de Noreña, también con retablos castellanos.

Albillo se mostró feliz de haber realizado la visita con los vecinos de Tamariz para ver su antiguo retablo, pues "la mayoría ya no lo conocimos, y decidimos ir porque las próximas generaciones ya lo van a ver muy lejano", detalla. La delegación se fue a casa con una sensación "muy especial" y con la ilusión de haber visto algo que primero les perteneció a ellos. "El retablo es precioso y la iglesia es una joya, preciosa, y, al tener el retablo, pues nos gustó doblemente".

Albillo lamenta no haber podido disfrutar de más tiempo con los vecinos de Argüelles, quienes les dieron un trato inmejorable. "Las explicaciones fueron extraordinarias", añade.

Y quien las dio fue José Junquera, que les detalló el origen prerrománico de dos celosías del templo, para las que Argüelles pide un mantenimiento por el deterioro que presentan. También explicó su construcción románica, con capiteles con elementos vegetales y la representación de San Martín de Tours a caballo dando su capa a un pobre. Una iglesia llena de detalles que, a buen seguro, volverá a unir a los vecinos de ambos pueblos alrededor de su retablo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído