03 de noviembre de 2019
03.11.2019
La Nueva España

Linares, en Proaza, exige el arreglo de su carretera: "Van años de promesas incumplidas"

Los vecinos claman por una solución para la vía, en buen estado en el vecino Santo Adriano y "un campo de minas" en el concejo proacín

02.11.2019 | 23:37
Linares, en Proaza, exige el arreglo de su carretera: "Van años de promesas incumplidas"
Uno de los tramos en mal estado de la carretera.
Linares, en Proaza, exige el arreglo de su carretera: "Van años de promesas incumplidas"

Los vecinos de Linares, en Proaza, no aguantan más. Llevan años demandando una carretera digna para acceder a su pueblo sin que quienes vengan, por ejemplo desde Oviedo, tengan que dar un rodeo por el único acceso que no es un "campo de minas". Subir a su pueblo por la carretera que viene de Castañedo del Monte (Santo Adriano) lleva años siendo un suplicio. Y la culpa la tiene un tramo de 500 metros, que son competencia ya del municipio de Proaza, al que pertenece el pueblo afectado.

El problema viene de largo. No menos de seis años, según los habitantes de la zona. "Llevan mucho tiempo prometiendo que lo van a arreglar y nada. Pasó con el alcalde anterior y con el de ahora, siempre promesas incumplidas", lamentan los vecinos de Linares. Es pasar el cartel que marca el límite entre Santo Adriano y Proaza y la carretera, ya cerca de Linares, pasa de estar en perfectas condiciones a convertirse "en un infierno". "A partir de ahí es intransitable, y al ser estrecha no hay posibilidad de esquivar los agujeros y pillas todos los baches a izquierda y derecha", explican los vecinos, que en su día llegaron a movilizarse para rellenar ellos mismos los socavones con material que tuviesen a mano con la intención de poder llegar hasta su pueblo. "Evidentemente esa solución apenas valió unos días y la carretera vuelve a estar igual de mal, y cada vez peor", afirman.

"Nos sentimos abandonados por el ayuntamiento. Es un pueblo que tiene mucha gente que viene de fin de semana y con las carreteras así se pierden las ganas de venir, de cuidar las casas. Y afecta también al turismo rural. Con esto de la España deshabitada llaman a luchar por que la gente arregle casas y viva en pueblos, pero este abandono no ayuda en nada", señala un habitual del pueblo en puentes festivos y fines de semana, que, como otros, tiene que dar un buen rodeo y pasar por la capital de Proaza para subir por Sograndio hasta Linares si quiere evitar los 500 metros de baches que convierten en un suplicio acceder a su pueblo por Santo Adriano, el camino más directo para muchos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído