Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La educación en el cuarto concejo en población de Asturias

El Principado hizo "lo que se podía" con la red eléctrica del colegio Montoto de Siero

La Consejera descarta fijar plazos para arreglar toda la instalación, cuyo mal estado llevó a las familias a dejar en casa a los alumnos

Carmen Suárez.

Carmen Suárez. L. MURIAS

La consejera de Educación del Principado, Carmen Suárez, defendió ayer la labor llevada a cabo en el colegio Celestino Montoto de Pola de Siero -uno de los que tiene mayor matrícula-, con serias deficiencias en la red eléctrica que, finalmente, ha arreglado el Ayuntamiento por falta de fondos regionales.

"En mayo, cuando hubo una primera incidencia adoptamos las medidas que, en aquel momento, parecía que se podían acometer", apuntó Suárez, preguntada por el PP y Podemos durante la sesión en la Junta. Asimismo, la Consejera señaló, respecto a los cambios necesarios en el resto de la instalación eléctrica, que "los plazos los marcará el proceso de contratación, pueden ser seis, siete, ocho meses o más".

El problema se intensificó el pasado día 7 cuando el cuadro eléctrico, de cuyo mal estado habían alertado los padres, comenzó a echar humo, lo que obligó a desalojar el colegio. Esto enfadó a las familias, que decidieron no enviar a sus hijos a clase, preocupadas por la seguridad. Finalmente, fue el Ayuntamiento quien asumió el cambio de la instalación al no tener fondos el gobierno regional.

La actuación del Principado en este caso ha sido muy criticada. Los padres vienen reclamando desde hace ocho años que se interviniera en la instalación eléctrica. Finalmente, en mayo, la Consejería se comprometió a solucionar el problema.

Fue en septiembre cuando se llevó a cabo el cambio de dos pares de enchufes. Algo que a ojos del gobierno autonómico era suficiente, tal y como indicó la Consejera, pero que no convenció a los padres ni a los partidos de la oposición.

La cosa permaneció tranquila hasta que hace poco más de dos semanas sucedió el incidente que obligó a una actuación de urgencia. Esta corrió a cargo del Ayuntamiento, aunque el propio Consistorio y la oposición en la Junta consideran que no entraba dentro de sus competencias, entendiendo que no es una labor de mantenimiento, sino una obra mayor.

Por el momento, se ha sustituido el cuadro eléctrico, con un coste para las arcas municipales de 8.143 euros. Con esto, la Consejera considera que el problema está solucionado.

No lo ve así el PP, que recordó que aún quedan por solucionar las deficiencias que presenta el resto de la instalación eléctrica, detectadas al pasar -unos días después del último incidente- la revisión de baja tensión obligatoria. El organismo regulador da un plazo de seis meses para que se solucionen los defectos.

Los populares plantearon que al tener que parar las clases para las obras lo ideal sería hacerlo durante las vacaciones navideñas: "En caso contrario, tememos que no se lleve a cabo hasta verano". Suárez apuntó a que todo dependerá de los plazos de la contratación, por lo que no hay una fecha y pueden ser "seis, siete u ocho meses".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats