Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una inversión de 80.000 euros permitirá actualizar el Museo de la Sidra, en Nava

Los fondos, parte de unas cuentas de 241.000 euros, se destinarán a renovar contenidos y a elaborar un plan director

El patronato de la Fundación de la Sidra ha aprobado unos presupuestos de 241.000 euros para el año que viene, lo que representa 80.000 euros más que los 161.000 de las últimas cuentas. Este incremento permitirá afrontar la tan demandada y necesaria modernización y mejora del Museo de la Sidra, ubicado en Nava.

Además de una renovación de sus fondos y contenidos, podrán afrontar el desarrollo de un plan director que marque las directrices de por dónde ha de caminar el Museo para relanzarlo y ganar el músculo que necesita para hacerse fuerte y convertirse en un referente turístico en la región. La intención es colocar estas instalaciones en el lugar que les corresponde, pues rinden tributo a la bebida asturiana por antonomasia.

"Llevábamos cuatro años con una situación mala en el museo y ahora se mejora. Pasamos de estar prácticamente en quiebra a poder afrontar ahora una inversión importante, fruto de la gestión de estos años", destacó, satisfecho, el alcalde de Nava y presidente del patronato, Juan Cañal. "Va a poner al museo en el lugar que le corresponde", confía.

Además de los 80.000 euros para mejoras del museo, el presupuesto recoge una partida de 30.000 euros para gastos de mantenimiento y otra de 70.000 para personal, además del gasto corriente que han de afrontar.

La intención de la Fundación de la Sidra también es trabajar en la promoción del museo, por lo que realizarán una "apuesta importante en redes sociales para su difusión" y confían en que la colocación de señales informativas en la autovía y la carretera nacional sirvan para incrementar las visitas a este templo de la sidra. También destinarán 10.000 euros a publicidad.

Juan Cañal explica que esta inversión de 80.000 euros que tienen prevista para el año que viene ha sido posible gracias a la gestión que han venido desarrollando desde el pasado mandato y a una política de ahorro, con la que tocó ajustarse el cinturón.

El Museo de la Sidra se inauguró en 1996 y desde entonces no se ha renovado, por lo que sus fondos siguen siendo los mismos desde hace 23 años. Nadie duda de que se han quedado obsoletos y tienen que modernizarse si quieren hacer del de Nava un centro museístico de referencia en Asturias. Una de las principales demandas es actualizar sus contenidos, lo que ahora será posible gracias a esta inversión. Con este cometido se creará un plan director, pues Cañal indica que serán expertos los que diseñen las líneas maestras para conseguir un buen resultado.

La empresa adjudicataria del contrato tendrá el asesoramiento de la empresa pública Recrea. Por ejemplo, para la planta superior plantean un necesario cambio. La sidra de Denominación de Origen Protegida (DOP) tendrá su espacio en el museo, al igual que los escanciadores, que llevaban tiempo reclamando su presencia. Para que sea un espacio moderno incluirán una zona virtual, como en su momento hubo una bolera, que puede atraer a los más jóvenes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats