Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villaviciosa exigirá que la firma maderera pague las obras del argayo de Tazones

El Ayuntamiento entiende que la tala causó el desprendimiento y pide los 150.000 euros que costó contener la ladera y construir la escollera

Escollera instalada para afianzar la ladera de Tazones (Villaviciosa).

Escollera instalada para afianzar la ladera de Tazones (Villaviciosa). R. P. F.

El Ayuntamiento de Villaviciosa exigirá judicialmente a la empresa que hizo la corta de madera en la zona el coste de las obras de contención del argayo de Tazones, unos 150.000 euros. El Consistorio ha tenido que hacer frente a la contención de la ladera y a la construcción de una escollera sobre las viviendas y negocios de San Roque, en Tazones, donde el terreno se vino abajo el pasado 7 de noviembre debido a la tala de árboles en ese espacio y a las abundantes lluvias de las jornadas previas.

Ayer concluyó la obra de la escollera y empezó la última parte de la actuación, que se basa en hacer una zanja de drenaje para que el agua de lluvia no llegue a acumularse en el subsuelo provoque que el terreno ceda, como ocurrió meses atrás. En esta zona también se instaló una malla metálica, más cerca de las viviendas, con el mismo objetivo. Unos trabajos que se demoraron más de lo previsto -que era cinco semanas- debido a las incesantes lluvias de noviembre y diciembre, que retrasaron el inicio de las obras. El importe de la actuación se presupuestó en un principio en 138.717,20 euros (sin contar el IVA), un dinero que la compañía de seguros del Ayuntamiento reclamará a Contratas Esva XXI SL, porque entiende que es la causante de que el terreno argayase por la tala de árboles en la zona.

El Ayuntamiento se hizo cargo desde el primer momento de la obra de contención de la ladera debido a que el argayo obligó al desalojo de viviendas y al cierre de establecimientos hosteleros y de un hotel en San Roque. Ahora, reclamarán estos gastos, que superan los 150.000 euros.

El Consistorio maliayés autorizó en su día la tala de madera de eucalipto en este espacio, a principios de octubre de 2018, como ya se había hecho en mayo de 2014. Sin embargo, pocos días después de este informe positivo, el Ayuntamiento dio marcha atrás debido a las quejas de vecinos de San Roque que alertaron de que el terreno estaba argayando. Por ello, enviaron a la Policía Local para que emitiese un informe de la situación.

El ingeniero municipal, por su parte, concluyó que era conveniente paralizar los trabajos debido a que "se han producido desprendimientos de piedras que llegan al pueblo de Tazones, con el evidente peligro que ello supone". Por ello, desde Alcaldía se ordenó a Contratas Esva XXI SL y a Maderas Fegar SL que "de forma inmediata" paralizasen la tala y la saca de madera de ese espacio "hasta que el terreno se seque suficientemente como para que disminuyan o desaparezcan los peligros de desprendimiento, no pudiendo reanudar los trabajos hasta que así lo consideren los Servicios Técnicos Municipales".

Desgraciadamente, los peores presagios se hicieron realidad el pasado 7 de noviembre, abocando al precinto de varios establecimientos y al desalojo de viviendas, lo que supuso también una pérdida económica para los dueños de estos establecimientos, cerrados más de dos meses al público.

Compartir el artículo

stats