Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio de Lugones se estabiliza tras un año de pérdidas y cierres

La situación no mejora, pero tampoco empeora, apuntan los empresarios, golpeados por la venta por internet: "El futuro es impredecible"

La crisis del pequeño comercio de Lugones parece frenarse. El sector llevaba en caída libre desde los meses previos a la Navidad del 2018, con cierres de tiendas constantes, incluso tres mensuales, pero la tendencia se ha detenido. Al menos, así lo ve Rosa Vázquez, de la Asociación de Comerciantes de Lugones (Asecol). Los establecimientos acaban de superar un mes que "tradicionalmente es complicado". Sin embargo, las cosas parecen no ir tan mal. Vázquez así lo transmite: "Es uno de los peores meses para nosotros, y si el tiempo no acompaña, es casi imposible que la gente venga a los comercios".

En los últimos meses, la representante de la Asociación del Centro Comercial Abierto de Lugones, Sandra Rubio, había revelado que la situación se estaba complicando, dando cuenta de cierres crecientes entre los asociados y descenso marcado en las ventas, incluso en meses que se presuponían buenos. En esta ocasión, no ha sido posible contactar con ella para recabar su visión.

Por su parte, Vázquez dio cuenta en las Navidades pasadas del enorme descenso en las ventas, algo que les colocaba en una posición complicada al ser habitualmente una de las épocas en las que mas se vende en la localidad. Esto, según cuenta, ha mejorado, o, al menos, no ha empeorado. "En Navidades creo que hubo de todo. Quien le fue mejor y quien peor. Fueron similares a las anteriores. Unos dan cuenta de un repunte y otros, sin embargo, sí que empeoraron, así que el resultado medio sería similar al del curso pasado", relata.

Un año, el de 2018, que fue muy complicado para el gremio en la localidad más poblada de Siero. La preferencia por los centros comerciales y la venta online comenzaron a hacer mella en la venta de proximidad.

Comenzaron a producirse cierres de manera regular y a buscarse fórmulas para intentar atajar una sangría que no se detenía mes tras mes. Llegando a darse hasta tres cierres por mes.

Ahora, Vázquez considera que la situación no está empeorando. "De nuestros socios no tengo ninguna comunicación de cierre. Más adelante no lo sé. La situación es impredecible", asevera.

En conjunto, la representante de la patronal del comercio en Lugones aprecia que la situación se ha estabilizado. "Más o menos así sería. No estamos mejor, pero tampoco peor", resume.

Con todo, el sector sufrió un importante retroceso el pasado año y recuperar los niveles anteriores se avecina lejano, teniendo en cuenta la competitividad con otras formas de venta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats