19 de marzo de 2020
19.03.2020

Un ciclista, indemnizado con 10.660 euros tras caer por la gravilla de la vía en Grado

El fallo judicial recoge el "deplorable" estado en que estaba la carretera regional donde se lesionó el deportista, cuya bici también resultó dañada

19.03.2020 | 00:42

El Principado debe indemnizar a un ciclista accidentado en Grado. Así se desprende de una sentencia del Juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 de Oviedo que falla en favor de S. G. I. y condena a la administración al pago de 10.660 euros debido a las lesiones personales que sufrió y los daños en la bicicleta ocasionados por la presencia de gravilla en la carretera GR-4 (es local, pero el mantenimiento corresponde al Principado) que provocó su caída.

Los hechos ocurrieron el 17 de junio de 2018 cuando el ciclista se encontraba en la vía del concejo, a la altura del cruce de Los Barreiros, acompañado por otros dos deportistas que han declarado como testigos en el litigio, a lo que se sumó documentación gráfica. Una prueba fotográfica que el fallo estima que corrobora "el deplorable" estado en que se encontraba la carretera. Según defendió la parte demandante, cuyo letrado es Arturo García, se encontró "de forma sorpresiva con gran presencia de gravilla en la calzada, no pudiendo evitarla, precipitándose hacia el suelo".

Un accidente que le produjo lesiones y en el que la bicicleta en la que discurría por la vía de Grado quedó afectada por valor de 68 euros. El deportista también requirió compensar económicamente las presuntas secuelas producidas por el accidente. De ahí que solicitase, en total, una indemnización de 18.123 euros. Si bien, este último punto referente a las secuelas fue desestimado por el juez-magistrado al entender que se trataba de "meras alegaciones sin apoyo probatorio". Por ello, la demanda fue estimada parcialmente tal y como señala el fallo.

Por su parte, según apunta la sentencia, contra la que no cabe recurso alguno, el Principado de Asturias mantuvo a través de los abogados de la comunidad autónoma que el ciclista "no manifestó a los servicios médicos que la caída fuese imputable a la presencia de gravilla en la calzada, sino al circular a gran velocidad por una pendiente".

También la compañía aseguradora fue codemandada. Su defensa se basó en que la presencia del grijo no estaba acreditada pues los servicios de Conservación de Carreteras no tenían conocimiento de la existencia de balastro en el firme.

El recurso presentado por el abogado del ciclista impugna la desestimación, por silencio administrativo, de la reclamación de responsabilidad que el deportista presentó tras recuperarse de las lesiones causadas por el accidente. Tras se desestimada la indemnización por la Administración, inició la vía judicial por la que ahora el Principado deberá abonar la cantidad de 10. 660 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído