Las comuniones podrán ser escalonadas y por grupos este año en Candás. La fecha prevista para que los niños de la catequesis recibiesen este sacramento era el pasado 31 de mayo. Sin embargo, la crisis sanitaria obligó a cancelar todos los planes. Y es que en este tipo de celebraciones la iglesia de San Félix de Candás se abarrota de familiares y amigos de los niños de comunión. Las previsiones en otros templos asturianos pasan por aplazar las comuniones a septiembre y octubre. Sin embargo, José Manuel García, el párroco de Candás, propondrá a las familias celebrarlas durante la segunda quincena de julio. "La idea es hacerlas los dos últimos fines de semana de julio, en cuatro grupos de siete u ocho niños, tanto los sábados como los domingos. Los sábados sería a la una de la tarde y los domingos a las diez y media de la mañana", explica García.

Esta propuesta será trasladada mañana a los padres de la treintena de niños que van a la catequesis, quienes están convocados para una reunión a las seis de la tarde en la iglesia candasina. "Es la propuesta que les vamos a dar. En la iglesia se guardarán las distancias y demás medidas. No podemos esperar a hacer las comuniones en octubre porque tememos que pueda haber un retroceso por un rebrote en la pandemia", razona García. En julio, precisamente, cuenta con que las restricciones de las autoridades sanitarias permitan este tipo de celebraciones.