17 de junio de 2020
17.06.2020
La Nueva España
MANUEL TUERO | DIRECTOR DEL BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO (BOE), NATURAL DE VILLAVICIOSA

"Mis tres hijos irán a Villaviciosa cuando el BOE lo diga, hay que dar ejemplo"

"Nuestra tarea en la agencia que edita el boletín es un poco 'mágica': hace que una norma entre en vigor o un acto administrativo sea eficaz"

17.06.2020 | 00:53
Manuel Tuero.

El villaviciosino Manuel Tuero Secades es el director general del "Boletín Oficial del Estado" (BOE). Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, es técnico superior de la Administración y anteriormente a su actual cargo desempeñó su labor profesional en la Secretaría General de la Junta de Castilla-León, en la Dirección General del Secretariado del Gobierno y en la Dirección General de Calidad Ambiental del Ayuntamiento de Madrid. Tuero atiende a LA NUEVA ESPAÑA desde Madrid y tras unos meses en los que el BOE ha sido la "biblia" de todos los españoles durante el estado de alarma.

- ¿Cómo van las cosas en el momento actual en la agencia estatal del boletín?

-El BOE es un servicio esencial del Estado. Es su voz. Funciona insertado baja la dependencia de la vicepresidencia primera del Gobierno a través de su subsecretaría. Nuestra tarea principal es garantizar la publicación de las normas y los actos del Estado en su conjunto. La agencia cuenta con 315 personas para realizar esa tarea en cualquier condición. Si un incendio destruyese la sede o ésta sufriese un atentado que la neutralizase, el BOE podría ser editado sin sede, incluso con sus funcionarios fuera de España. Es decir, todo está pensado para la gestión de una situación crítica, por ello estos momentos de emergencia han podido ser afrontados con total eficacia. Los trabajadores tienen replicado en su domicilio su puesto de trabajo, con conexiones informáticas totalmente seguras. Solo el director y un grupo reducido permanecen en la agencia como último resorte de la coordinación remota y para garantizar totalmente la conexión permanente con el emisor. Esto ha permitido durante el estado de alarma la edición de 70 diarios oficiales, 17 de ellos extraordinarios.

- ¿Extraordinarios?

-Están reservados a situaciones históricas como la sucesión de la Corona de España o de crisis como fue en su día la militarización de las torres de control con el objeto de garantizar el tráfico aéreo afectado por la huelga de los controladores.

- ¿Cómo es el día a día durante el estado de alarma?

-Lo cotidiano está sometido a un "estrés organizacional positivo". Gestionamos tiempos muy cortos con el objeto de publicar el periódico oficial; durante la pandemia ha sido muy complejo: en 17 ocasiones hemos publicado el BOE dos veces al día. Esa tensión es positiva porque nos hace actualizar un conocimiento experto en situaciones complejas. En cierta medida hemos avanzado cinco años en tres meses en la interiorización de un conocimiento que se encontraba en un plano teórico o estratégico. Nosotros trabajamos las 24 horas al día, en tres turnos, con el objeto de realizar una tarea un poco "mágica" hacer que una norma jurídica entre en vigor o un acto administrativo sea eficaz. Nuestro trabajo se basa en el carácter reservado de toda la información que recibimos y que debe permanecer velada hasta su publicación. La reserva del original se acompaña con la fidelidad de la publicación al texto del Gobierno.

- Son como notarios...

-El BOE da fe de lo que el legislador crea sin modificarlo, interpretarlo o sustituirlo. La agencia funciona con un principio de neutralidad jurídica que tiene manifestaciones precisas: nuestra base de datos no declara una norma derogada si no existe una derogación expresa. La norma no es nunca interpretada y no respondemos consultas jurídicas. No resaltamos una norma sobre otra, nosotros somos el último eslabón de la cadena de producción jurídica: la publicación.

- ¿Es suficiente la publicación para el conocimiento de la norma por parte de los ciudadanos?

-Asimilar publicación formal a conocimiento es un error. Durante el siglo XIX, las leyes se leían desde el balcón del Ayuntamiento de Madrid, esa promulgación en plaza pública se entendía realizada en toda España. Como puede apreciarse, esa lectura era una simple formalidad que carecía de relevancia a los efectos de su comprensión general. Somos conscientes de la tarea de divulgación del conocimiento, de la necesidad de utilizar el mundo digital al servicio del conocimiento exacto de la norma. Para ello construimos una base de datos de derecho consolidado que ofrece en tiempo real el derecho vigente en España. El número de descargas de esas publicaciones electrónicas, que cualquier ciudadano puede obtener gratuitamente desde la web del BOE, ha sido realmente espectacular: más de seiscientas mil descargas y las visitas se han duplicado.

- ¿Tiene el BOE una relación especial con Asturias?

-Sí. Puede decirse que el director del BOE es un asturiano ejerciente. El BOE tiene una relación institucional muy fructífera con el Principado. Hemos realizado un código electrónico con las normas de la comunidad autónoma. Estamos muy pendientes de contribuir a los acontecimientos relevantes de Asturias, como ha sido la edición de una obra, dirigida por el profesor Santos Coronas sobre el Fuero de León en su milenario o la edición de un libro conmemorativo del centenario de Covadonga. Hemos editado igualmente un código electrónico sobre la sidra y otro sobre los frutos rojos, que recogen la totalidad del marco regulatorio de estas dos actividades. Nuestra relación con el Consejo Regulador de la Sidra también es muy estrecha. Próximamente presentaremos en Oviedo un código electrónico sobre el sector lácteo y nos gustaría presentar en Cangas de Narcea un código muy interesante sobre el sector del vino.

- ¿Cómo ha vivido esta crisis en lo personal?

-Requiere de cualquier profesional incrementar una visión de servicio y tomar conciencia de que es preciso estar a la altura de lo que España, la Corona y su Gobierno necesitan. Hay que anteponer lo público sobre lo particular de manera más intensa. Yo no concibo la vida de otra manera. Quizás en mi situación particular lo más difícil es aguantar tres niños pequeños que no comprenden como, teniendo una casa con prado en Villaviciosa, tienen que estar encerrados en un piso en Madrid. Creo que no pueden comprenderlo en modo alguno. A veces han tramado insistentemente ciertas vías de escape para irse a Villaviciosa. Pero creo que han llegado a entender que no pueden dejar a su padre solo y que una familia como la nuestra tiene que dar ejemplo de respeto a las normas que el BOE publica. Irán cuando el BOE lo diga.

- ¿Qué proyectos futuros existen en el BOE?

- Son varios como recopilaciones normativas en formato digital sobre las competencias de los nuevos ministerios. Hay muchas iniciativas editoriales y de difusión legal que espero nos permitan ampliar nuestro servicio público abierto a todos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook