23 de junio de 2020
23.06.2020
La Nueva España

La pandemia se lleva por delante el Carmín, reducido a una misa y al reparto del bollo

La organización, condicionada por el aforo limitado y por la falta de subvención, tratará hasta última hora de salvar la procesión

23.06.2020 | 01:21
Escanciado de sidra en madreña en la última edición del Carmín.

La posibilidad de que la romería del Carmín de la Pola se mantuviese quedó descartada en el día de ayer. La Sociedad de Festejos de Pola de Siero anunció la cancelación aludiendo a la situación sanitaria y económica. Ninguna de las fórmulas alternativas planteadas por los organizadores ha acabado por prosperar y las actividades de las fiestas de Nuestra Señora de El Carmen quedarán reducidas al mínimo. Según apuntó el presidente de Festejos, Jenaro Soto, se mantendrá el reparto del bollo y el vino para los socios y la misa. Tampoco está completamente descartada la procesión de la figura de la Virgen ni algunos juegos infantiles.

La llegada de la pandemia del covid-19 ha provocado una sangría de cancelaciones en los festejos de Siero, al igual que en el resto de Asturias. De hecho, Festejos de la Pola ya había tenido que cancelar las actividades previstas por Güevos Pintos.

Sin embargo, la esperanza de mantener las fiestas del Carmen y el Carmín se había alimentado desde la propia organización. Sobre la mesa estuvieron algunas alternativas, como organizar el cine en la calle, una romería únicamente para socios en el prao de la Sobatiella o un desfile con la Virgen subida en lo alto de un vehículo.

Después de semanas buscando hacer viables estos planteamientos, no se ha encontrado una solución convincente y Soto anunció ayer la cancelación. Según explica, es inviable hacer el Carmín con las limitaciones de aforo que marca la "nueva normalidad". Esto se junta con los motivos económicos, que también tienen un importante peso en la situación.

Se estaba buscando financiación privada para una romería para socios, alguien que pudiera adelantar el dinero, que luego se devolvería. La cosa no salió y las arcas de Festejos no están en su mejor momento.

De hecho, apenas cuentan con 900 euros disponibles, con los que pagar gastos corrientes. Por ello, hace unas semanas Soto planteó suspender pagos de deudas, vender algún local o hacer una derrama entre los socios.

Esto se suma al recorte de todas las subvenciones a festejos de Siero. El gobierno municipal optó por eliminar las ayudas para cuadrar las cuentas, también afectadas por la crisis sanitaria.

Una alarma que obliga también a evitar las aglomeraciones de personas. Principal obstáculo para juntar a decenas de miles de personas en el prao de La Sobatiella, como ocurre todos los años. La reducción de asistentes también complicaría la rentabilidad del festejo.

Por ello no habrá romería, pero sí está en los planes de Festejos que se mantengan otras actividades. Por segura se da la entrega del bollo y el vino a los socios, algo que también han conservado fiestas como la de Ables, en Llanera, y que está previsto para las de Pañeda, también en Siero.

La misa también se hará, manteniendo las medidas de seguridad necesarias. Lo que no está tan claro es la procesión. Que la Virgen salga de la iglesia dependerá de cómo esté la situación a mediados de julio. Si para entonces se han relajado las limitaciones a la acumulación de personas en la vía pública, se podría hacer. Eso sí, en ningún caso con la figura sobre un coche, sino transportada a mano, a la manera tradicional.

Pendiente de la evolución de la situación y de que las autoridades lo permitan está la instalación de algunos juegos infantiles. Festejos aboga por poder hacerlo, pero aún no está confirmado que sea posible.

De esta manera, el Carmín engorda la lista de cancelaciones de fiestas en el cuarto concejo de Asturias. Santa Isabel anunció su suspensión en los últimos días y poco antes lo había hecho el Carbayu, la otra gran fiesta de Lugones.

En La Fresneda, la Asociación de Vecinos ya descartó su evento anual hace varias semanas, lo mismo que sucedió en Meres y en Lieres. También están descartadas las carrozas de Valdesoto, uno de los referentes del concejo en cuestiones festivas y culturales.

La mayoría de los colectivos organizadores chocaron frontalmente con las limitaciones que impone la crisis sanitaria y con los problemas económicos derivados. La eliminación de las subvenciones municipales y la imposibilidad de organizar otras actividades para recaudar fondos han dejado a las asociaciones bajo mínimos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído