17 de julio de 2020
17.07.2020
La Nueva España

Siero permite terrazas hasta las tres de la mañana este fin de semana y el lunes

Festejos no podrá colocar atracciones de feria, tras rechazarlo el Principado, dejando el Carmín huérfano de actividad organizada

17.07.2020 | 01:43
Siero permite terrazas hasta las tres de la mañana este fin de semana y el lunes

El Ayuntamiento de Siero firmó ayer un bando que permitirá a los hosteleros abrir hasta una hora más tarde durante todo el fin de semana y el lunes festivo, coincidiendo con la celebración de El Carmín. Un festejo que contará con un único evento, la misa, que organiza la parroquia local, una vez se canceló la procesión y el Principado no autorizó ninguno de los planes del presidente de Festejos, Jenaro Soto. Este pretendía colocar algunas atracciones de feria, pero no le han dado autorización. Tampoco será posible el reparto del bollo y el vino a los socios, mientras que las verbenas y la romería quedaron descartadas hace ya semanas.

Esto deja a los establecimientos hosteleros como único punto de posible celebración -además de los domicilios particulares- del gran fin de semana festivo del año en la Pola.

El Ayuntamiento de Siero, con el objetivo de controlar posibles excesos en el contexto actual, ha tomado dos medidas. La primera, permitir a los hosteleros que alarguen su horario de apertura una hora más.

Representantes del gremio lo solicitaron al Ayuntamiento a través de las páginas de LA NUEVA ESPAÑA. Finalmente, los negocios podrán mantener sus terrazas hasta las tres de la madrugada y el interior podrá permanecer abierto hasta media hora después.

La idea es que esta medida sirva como entente entre los propietarios de bares y el gobierno municipal. De manera que de buena voluntad sean estrictos en el cumplimiento de las medidas de seguridad. La segunda de las medidas municipales pasa precisamente por eso, por limitar el riesgo de un rebrote del covid-19, debido a aglomeraciones. En este sentido, se desplegará un operativo policial especial desde el viernes hasta el lunes, contando con agentes de todos los cuerpos.

Su función será vigilar el uso de la mascarilla y que se cumpla con el distanciamiento social, así como disolver posibles botellones y hacer controles de alcoholemia y drogas en todas las entradas y salidas de la localidad.

La idea es que El Carmín -más atípico de la historia- pueda celebrarse de manera moderada y segura en terrazas y bares, sin atraer a vecinos de otros concejos del Principado que generen aglomeraciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook