La Feria de la Conserva de Candás, que arrancará mañana y durará hasta el domingo, tendrá medidas especiales para prevenir contagios por el covid-19. Los 10 puestos de empresas asturianas fabricantes de conservas de pescado estarán ubicados en un espacio vallado y situadas en forma de herradura para que haya suficiente separación entre unos y otros. La empresa MG.Lab, encargada de coordinar el evento, controlará que no haya más de 80 personas en el interior del recinto para que se pueda mantener la distancia de metro y medio. Para ello, controlarán la entrada y salida con una aplicación móvil.

Los clientes deberán ir provistos de mascarillas en todo momento y se reforzará la limpieza durante toda la feria, para lo que habrá un refuerzo de personal de limpieza que estará continuamente pasando por los stands para su higienización. Por otro lado, habrá gel hidroalcohólico a la entrada y salida para los clientes, así como mamparas en todos los stands.

Las compras se harán a través de un circuito cerrado, con entrada y salida únicas por diferentes zonas, que estará delimitado con flechas en el suelo. Cada conservera pondrá información sobre sus productos en soportes verticales para evitar el uso del papel. También habrá seis personas que velarán por que se cumplan todas las medidas de seguridad en la Feria. Por otro lado, también se habilitará una zona de carga y descarga en la explanada del muelle por tiempo limitado para que los clientes puedan subir en sus coches la mercancía adquirida en la Feria, así como aparcamiento para personas con movilidad reducida.