13 de septiembre de 2020
13.09.2020
La Nueva España

Piden 3 años de prisión para un moscón por estafar a clientes de una aseguradora

El hombre se habría quedado con al menos 22.000 euros destinados a pagar pólizas

13.09.2020 | 00:15
Piden 3 años de prisión para un moscón por estafar a clientes de una aseguradora

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita 3 años de prisión para un agente de seguros acusado de apoderarse de más de 22.000 euros en total de, al menos, 68 clientes de la entidad para la que trabajaba. La vista oral está señalada a partir de mañana, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo. La vista continuará los días 16,18, 23 y 25.

El ministerio fiscal sostiene que el acusado comenzó a trabajar en una compañía de seguros con sede en la plaza de Indalecio Corujedo, de Grado. De acuerdo con el contrato laboral, el acusado debía cuidar del cobro de los recibos de prima a sus vencimientos -salvo el de los domiciliados, que efectuaría la aseguradora directamente-, liquidándose a continuación a la compañía.

También se obligaba a rendir cuentas a la aseguradora, con periodicidad no superior a un mes, de los cobros y pagos efectuados, y a abonar simultáneamente a la aseguradora el saldo que resultase. Además, tenía acceso a una herramienta informática de la empresa, a través de la cual podía conocer las modalidades de seguros, las condiciones para su suscripción y los métodos, sistemas e impresos en materia de administración y producción.

Desde que inició su labor hasta mediados de 2016, el acusado cobró repetidamente en metálico a los clientes de la compañía cantidades destinadas al pago de las correspondientes pólizas de seguro que, en lugar de entregar a la aseguradora, hizo suyas aplicándolas a usos propios, sin llevar a cabo los trámites necesarios para que las pólizas llegasen a estar en vigor.

En otras ocasiones facilitó a los clientes el número de distintas cuentas bancarias, ajenas a la aseguradora y controladas por él, para que efectuasen el pago de las primas, quedándose el dinero.

El acusado ocultó en todo momento a los clientes en cuestión el verdadero destino de las sumas que abonaban, para lo cual les hacía entrega de diversos documentos, tales como impresiones de pantalla, recibos o certificados, en los que estampaba su firma y el sello de la agencia, indicándoles que de tal forma quedaba justificado el pago de la prima. Los clientes afectados son, al menos, 68. El total de las sumas abonadas por estos clientes asciende, como mínimo, a 22.308 euros.

La aseguradora tuvo conocimiento de los hechos a mediados de 2016 a través de varios clientes. En aquel momento cesó la relación laboral con el trabajador y asumió la vigencia de las pólizas cuando disponían de un principio de prueba del pago de la prima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook