14 de septiembre de 2020
14.09.2020
La Nueva España
Entrevista
MANUEL PAZ | EXDIRECTOR DE LA ORQUESTA DE CÁMARA DE SIERO

"Hay mucha gente joven bien preparada para dirigir la Orquesta de Siero"

"El infarto que me dio hace poco no me asusta, pero me apetece sosiego, tiempo para leer"

14.09.2020 | 00:30
Manuel Paz.

-¿Por qué lo deja?

--Necesito un poco más de sosiego. Quiero tener tiempo para leer y además tengo mi trabajo, mi profesión, que es ser profesor del conservatorio del Nalón. Es un tema que me apasiona. Me gustaría indagar en temas de pedagogía y educación. Después, el cuarteto musical al que pertenezco, "entreQuatre", ha tenido un relanzamiento después de 35 años de trayectoria. Está pujando internacionalmente y me gustaría aprovecharlo. Para estar al nivel musical y técnico de esas salas a las que vamos, necesitas tiempo, concentración y sosiego. La parte de la salud, del infarto que me dio hace poco, no me asusta, pero me apetece más sosiego.

Manuel Paz (Ujo, 1960) acaba de renunciar a la dirección de la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS). Todavía no tiene sustituto, aunque ve a mucha gente joven preparada para asumir la responsabilidad. La misma que ya no puede asumir, no solo por salud, sino por todo lo que supone y porque advierte "un cambio de ciclo vital".

-¿Hay sustituto para el "padre" de esta orquesta?

-Hay gente joven muy bien formada dentro de la orquesta. Todos aprendimos a gestionar todo lo que supone una orquesta, que no es solo una cuestión musical, sino de recursos, de conciertos, plantilla y la parte humana. Ese día a día en la orquesta ha sido muy abierto a todos los componentes. Todos saben cómo gestionar o como enfocar una continuidad. Nadie se ha perfilado, pero sí que hay quien podría hacerlo. Tampoco está descartado un director itinerante.

-¿Y usted que va a hacer?

-Yo no voy a estar fuera, pero no en esa primerísima línea. Pero voy a seguir ahí. Intentaré compaginar con los proyectos mencionados, especialmente con "entreQuatre". También tener tiempo para otras cosas.

-El hecho de que por el coronavirus se redujeran las subvenciones y se complicaran los proyectos, ¿pesó en su decisión?

-Lo que hubo fue una reducción al 50% de la subvención que es la que se aplicó a todas las entidades. Eso se asume y punto, vacas flacas. Todo el tema de la pandemia obliga a multiplicar la gestión de la orquesta, más trabajo para hacerla sostenible. Podemos decir que esa parte enlaza con la decisión de que necesito más tiempo para mí.

-Entonces, ¿le agobió la responsabilidad?

-La palabra agobiado no encaja en mi diccionario. Llegado este momento vital y con un infarto hace cuatro meses, necesitaba un poco más de tranquilidad.

-¿El crecimiento de la OCAS pasa por la profesionalización?

-Buscar una posible profesionalidad es un salto tan enorme en el aspecto económico que ahora mismo no nos lo planteamos. Es inviable a corto y medio plazo. Eso sí, lo que hacemos es sostenible por el carácter que tiene, por el interés y por el proyecto de cooperación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído