Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Indignación entre los usuarios del parque de perros de Lugones: "No hay casi mantenimiento"

Las puertas y vallas están estropeadas, a lo que se suma al mal estado del firme: hay agujeros en los que cabe un perro si cae

Ana Belén Fernández, junto a las vallas del parque de perros de Lugones.

Ana Belén Fernández, junto a las vallas del parque de perros de Lugones. A. I.

Los usuarios del parque de perros de Lugones -el más utilizado de todos los del concejo de Siero- están indignados con "el nulo mantenimiento" del espacio. El firme sigue estando en mal estado, "y eso que hace dos días rellenaron con tierra varios agujeros que cubrían a media persona", recuerda Ana Belén Fernández. Sus reivindicaciones principales son que se retire un árbol que tiene bayas venenosas, se arregle el cierre perimetral y las puertas y, finalmente, que se opte por construir otro espacio en el que los perros puedan estar sueltos: "Aquí nos juntamos muchísimas personas con sus perros de diversos tamaños. No podemos tener solo esto en una localidad tan grande".

Sus quejas ya vienen de muy atrás, pero salvo "parches puntuales", nunca han acabado de solucionarse. Por lo menos, "se está manteniendo la longitud de la hierba y se han llenado los agujeros más grandes, pero hay otros en los que mi perro pequeño se puede caer dentro", lamenta.

Lo primero son las entradas y el cierre perimetral. "Una de las puertas no cierra y otra al menos la tenemos enganchada con una goma. Las vallas están muy deterioradas, oxidadas y se vencen con el aire, podrían caer encima a cualquiera", argumentan los usuarios.

Otro de los problemas es el carácter venenoso de las bayas de uno de los árboles. "Un día se intoxicó uno de los perros y avisamos de la situación, pero ahí sigue", explica Fernández.

Eso sí, no todos los problemas del parque de perros tienen que ver con la falta de mantenimiento. "También hay usuarios que no cumplen con las normas y nos damos cuenta de actos vandálicos". Precisamente, para evitar que esto suceda o incluso "que las multas por incumplir las normas paguen el mantenimiento", piden poner cámaras de videovigilancia.

En todo caso, los usuarios entienden que el parque de perros actual no es suficiente para toda la localidad. Ven como "no se puede soltar a los animales en ninguna otra zona", como por ejemplo El Carbayu, lo que hace que se acumulen gran cantidad de perros "de distintos tamaños", en el pequeño triángulo de hierba frente al centro de salud.

La principal petición que hacen al gobierno municipal, además de mejorar el mantenimiento de esta instalación, es que se construya un nuevo espacio más grande, "alejado de viviendas donde se pueda molestar". Por el momento, está prevista la urbanización de una nueva calle en la zona, que podría restar unos pocos metros al parque actual.

Compartir el artículo

stats