El tirón turístico de Carreño se mantuvo este verano. Candás no dejó de recibir visitantes desde que el levantamiento de las restricciones sanitarias permitió los viajes entre provincias. Según los datos que maneja la oficina de turismo local, por ella pasaron, de junio a septiembre, un total de 2.317 viajeros, siendo agosto el mes más fuerte, con 1.259. Han sido madrileños, castellanoleoneses y vascos quienes más han destacado en presencia en el concejo: se registraron 663 viajeros procedentes de Madrid, 290 de Castilla y León y 255 del País Vasco.

No obstante, la variedad de los lugares de origen de los turistas nacionales es tan plural como comunidades autónomas existen en España. En cuanto al turismo internacional, la presencia fue mucho menor. Destacaron los franceses, seguidos de los alemanes y de los vistantes de Reino Unido, pero la afluencia de extranjeros contabilizada fue bastante reducida, con tan solo 31 consultas realizadas en los últimos cuatro meses.

Hay que tener en cuenta que estas cifras corresponden a los viajeros que pasaron por la oficina de turismo y que no todos los visitantes que llegaron a Carreño lo hacen. De hecho, ha habido eventos concretos que han superado ampliamente esos números. Por ejemplo, el que se considera ha sido el reclamo más importante del verano, la Feria de la Conserva, precisamente el primero organizado en Candás tras el confinamiento, bajo estrictas medidas sanitarias. Este acontecimiento, celebrado en el muelle local, atrajo a más de 4.500 turistas durante el fin de semana en que se celebró.

Por otro lado, en cuanto a la oferta cultural, la gran novedad del verano fue el programa "Candás Cultura EnPlaza", que se llevó a cabo todos los viernes de agosto en diferentes plazas de la villa marinera y que acogió a cerca de dos centenares de visitantes. Asimismo, tanto las visitas al Museo Antón de Candás como la inauguración del futuro ecomuseo de la Conserva de Asturias también registraron aforos casi completos. En cuanto al turismo activo, las rutas por el concejo y las playas fueron una de las opciones preferidas por quienes recalaron en el municipio. Como dato, los arenales de Carreño contabilizaron 142.520 personas en la temporada de baños.

El balance que realiza el Gobierno local es más que optimista. "Aunque se planteaban muchas dudas al inicio de la temporada estival, la sensación es positiva, y seguimos trabajando en la organización de actividad para la temporada baja de los meses de octubre a diciembre", explicó Beatriz Fernández, edil de Turismo. Destacó además que "la campaña del verano refrenda el acierto en las actuaciones de promoción turística, como la ampliación de la información virtual que se ofrece a través de la web del Ayuntamiento, que ha dado información a tiempo real del aforo en las playas y amplió su oferta de descargas en lo que a mapas, rutas y recursos del concejo se refiere", concluyó.