Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IVÁN ARBOLEYA MONTES | NATURAL DE SIERO, DIRECTOR DE LA BANDA DE MÚSICA DE GIJÓN

Una Banda sonora vital

El artista poleso, que comenzó en Siero Musical, atesora una laureada carrera internacional

Una Banda sonora vital

Una Banda sonora vital

El poleso Iván Arboleya Montes, director de la Banda de Música "Villa de Jovellanos" de Gijón, lleva la música en las venas desde que vio la luz allá en 1973. Nacido en Siero, sus raíces familiares se hunden en Bimenes y las notas musicales han entretejido el tapiz de su

No en vano, un joven Arboleya entró en contacto con Siero Musical como miembro del coro infantil, bajo la dirección de Maite Martínez Émbil, y más tarde inició sus estudios de clarinete en la Asociación Sierense de Amigos de la Música, con Alfonso Sánchez Peña. De ahí continuó su formación en Oviedo y Madrid y los éxitos le han llegado de más allá del charco, pero como bien saben los que mejor lo conocen, aquellos primeros pasos lo han marcado de por vida y el agradecimiento a sus maestros en etapa más temprana siempre estará presente. "Ellos lo ayudaron y lo apoyaron mucho siempre e Iván nunca lo ha olvidado", señalan sus allegados.

En Oviedo y Madrid estudió clarinete con José Luis Estellés, Peter Handsworth y Andreas Weisgerber, y de dirección coral y orquestal con Johann Duyck, Lluis Vila y Laszlo Heltay entre otros. En el año 2000 fue becado por la University of Southern California para trasladarse a Los Ángeles, donde amplió sus estudios de clarinete con Yehuda Gilad y Michele Zukovsky, y de dirección orquestal con John Barnett, Larry Livingston, Hans Beer y Carl St Clair. Allí se codeó con los mejores, a un nivel de primerísima línea, pero Iván Arboleya, lejos de presumir de ello aun cuando le sobran los motivos, siempre se ha mantenido humilde y cercano, un tipo "con los pies en la tierra y muy apegado a lo suyo".

De hecho, tras actuar como clariente y vocalista con artistas de la talla de Helmut Rilling, John Rutter, Elmer Bernstein, John Williams, Christian Ivaldi, Paul Meyer, Sergiu Comisiona, Jacek Kaspszyk, Klaus Tunemann y Radovan Vlatkovic -así como en reconocidas agrupaciones como Los Ángeles Philharmonic, Vienna Sinfonietta, Europa Chor Akademie, American Youth Symphony, la Escuela Superior de Música Reina Sofía y la Fundación Isaac Albéniz-, regresó a sus raíces para hacerse cargo de la banda de música gijonesa en el año 2014. Y sigue viviendo en su Pola de Siero del alma con su pareja de muchos años, también dedicada a la música.

Es Iván Arboleya un chaval sencillo, al que según sus amigos le gusta mucho comer, pero sobre todo estar cerca de los suyos. "Siempre está pendiente de la familia, es muy comprometido y hace mucha piña con ellos", relatan. Y también con las amistades de siempre, las que ha sabido mantener aún en los distanciamientos impuestos por su brillante carrera musical.

En su curriculum como director puede presumir de haber sido premiado con el "Leonard Bernstein Award 2005", el "Rarig Endowed Music Scholarship", la "USC Dean Arts Scholarship", siendo además finalista en reconocidos concursos internacionales de dirección orquestal como el Sibelius (Finlandia), Mitropoulos (Atenas), Donatella Flick (Reino Unido), Evgeny Svetlanov (Luxemburgo) y el Vakhtang Jordania International Conducting Competition (USA) donde fue galardonado con el "Orchestra Favorite Award".

Ha dirigido entre otras a Helsinki Philharmonic, Orquesta y Coro Joven de la Fundación Príncipe de Asturias, USC Chamber Orchestra, The United Nations Association Choir, Orchestre Philharmonique du Luxembourg, Finnish Radio Symphony Orchestra, London Royal Academy of Music Orchestra, Orchestra of Colours, Thornton Symphony y la London Symphony Orchestra.

En 2005 fue nombrado director de la orquesta sinfónica internacional "Roads To You Tour" bajo el patrocinio de la reina Noor de Jordania, con la que recorrió Norteamérica promoviendo el entendimiento entre distintas culturas. No fue una labor baladí: por ello recibió una Mención del Congreso de los Estados Unidos. Un año después fue invitado por los maestros David Zinman y Murry Sidlin al Aspen Internacional Music Festival en Colorado (EEUU) donde actúa como director asistente de James Conlon y Robert Spano, y allí mismo fue nombrado poco después director asistente de la orquesta de jóvenes vinculada a Los Ángeles Philharmonic The "Young Musician Foundation" Debut Orchestra en Los Angeles.

En 2007 retornó al Festival Internacional de Música de Aspen donde durante nueve semanas compartió escenario y clases magistrales con reconocidos artistas como John Corigliano, Winton Marshalis, Joshua Bell o Gil Shaham.

Por si fuera poco, cuenta con el Máster en Gestión Cultural en la Universidad Complutense de Madrid, es profesor de Clarinete y Música de Cámara en el Conservatorio Profesional de Música del Valle del Nalón, ha formado parte de la Joven Orquesta Nacional de España como director asistente y desde 2010 forma parte del equipo de producción artística para las giras de la West Eastern-Divan Orchestra (Barenboim-Said Foundation) y más recientemente de la Mahler Chamber Orchestra.

En la actualidad dedica buena parte de sus esfuerzos a dar lustre a la banda de música gijonesa, que estos días anda inmersa en la búsqueda de nuevos locales de ensayos, y todo ello cuando, como él mismo reconocía hace unos años, "empecé en la dirección porque me quedé sin dinero".

Un buen golpe del destino para quien sigue empapándose de todos los estilos posibles, aún recuerda con cariño la etapa juvenil en la que tocó el bajo con el grupo poleso "Perro Gómez" y que lleva el ritmo por bandera de una vida dedicada a la música.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats