Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dengue y la saya se reinventan en la Villa

Llucía Miravalles se inspira en el traje tradicional para diseñar prendas "ponibles" y llevar "la moda asturiana a la calle"

Llucía Miravalles, cosiendo una de las piezas, en su taller.

Llucía Miravalles, cosiendo una de las piezas, en su taller.

Paula FERNÁNDEZ

Los trajes tradicionales asturianos se reinventan. Las sayas, fajas, corpiños y dengues pasan ahora a ser la inspiración de otras prendas, más ponibles para el día a día, pero con marcadas referencias a la vestimenta típica de la región. La diseñadora Llucía Miravalles ha dado un paso más en el mundo de la moda: hasta hace unos meses hacía trajes tradicionales por encargo, pero la gran carga de trabajo hizo que diera una vuelta de tuerca a su negocio textil y optase por customizar prendas a la asturiana. La villaviciosina explica que "decidí diseñar mis propios modelos porque me vi a finales del año pasado desbordada, con toda la agenda para 2020 completa y quería hacer algo más mío".

A principios de año y, sobre todo durante el confinamiento, su idea fue tomando forma. La empresa que gestó, de nombre Ringo Rango, pasó de vender online trajes tradicionales a ofrecer otro tipo de prendas oversize aptas para cualquier figura. Miravalles creó sudaderas basándose en la estética de las sayas de los trajes tradicionales, don las tres tiras de terciopelo negro que las caracterizan. También ideó un vestido tricolor que se asemeja a los faldones asturianos de vuelo, así como riñoneras y mochilas confeccionadas con fajas del traje tradicional masculino. Por otro lado, también creó originales camisetas y boinas adornadas con abalorios propios de los dengues del traje tradicional.

Unas prendas vistosas y originales con las que poder vestir en el día a día. Además, haciendo patria de su concejo natal, Villaviciosa, a las prendas les pone nombres de la zona. Así, en su tienda online se pueden adquirir la "Falda Cazanes", la "Sudadera Niévares" o el "Vestido Casquita", entre otros.

La moda de Ringo Rango busca el compromiso con la sociedad. Así, Miravalles diseñó una camiseta solidaria de la que una parte de los beneficios de su venta van destinados a la Fundación Amaranta, que ayuda a mujeres a escapar de la explotación sexual y la trata. "La idea inicial era que yo fuese a dar unas clases de bordado a las chicas de la fundación y hacer entre todas las camisetas, pero llegó el covid y lo fastidió todo. Aún así, yo sigo haciendo las camisetas por mi cuenta", explica la villaviciosina.

Espera poder ampliar su taller de costura para poder seguir con sus originales creaciones. Precisamente la moda llegó a su vida de rebote. Ella estudió Marina Civil pero los caprichos del destino hicieron que se enfrascase en este negocio que es el sustento de su familia y donde la villaviciosina plasma su carácter. Precisamente los modelos que diseña huyen del prototipo de cuerpo 10 que buscan los grandes de la industria textil.

En su caso, los atuendos sirven para tallas pequeñas y grandes, sin distinción. Prendas oversize que, a la vez, están hechas velando siempre por el cuidado por el medio ambiente.

Compartir el artículo

stats